•  |
  •  |

Después de pasadas las elecciones generales para Presidente de la República del 6 de noviembre de 2011, al mismo tiempo se eligieron los diputados a la Asamblea Nacional, y al final de estas votaciones se creó un ambiente social de inconformidad por parte de la población votante, pero más que todo se sintió en el sector intelectual, profesional, estudiantes y organismos de la sociedad civil, demostrando el fraude,  manifestando abiertamente la ilegalidad de la candidatura de Daniel Ortega Saavedra y denunciando el robo electoral en donde se manipularon la urnas (a los fiscales de la oposición los sacaron de las casillas) y la alteración de las boletas votantes.

A mi modo de entender, el movimiento político opositor debe sostener una lucha constante diaria por la usurpación del gobierno. La historia de Nicaragua, después de la Independencia, ha contado muchas veces, por parte del sistema electoral fraudes, robos, alteración de votos; es decir, han sido farsas electorales, como esta última del 6 de noviembre del año pasado.

Estas elecciones, además de ser ilegales, dan por un hecho el poder centralizado por Daniel Ortega al consumar la mayoría en la Asamblea Nacional; los órganos estatales bajo su control, de igual manera el Ejército Nacional, la Policía, y otros. Se organizaron bajo el plan del gobierno actual, tomando como rehén a los directivos del Consejo Supremo Electoral, en primer lugar Roberto Rivas (recordando los tiempos del somocismo) quien le está sirviendo sistemática y jerárquicamente el somocismo verdadero al danielismo.

Los países de Centroamérica todavía huelen al régimen del militarismo; no hemos tenido la fuerza social capaz de iniciar un nuevo sistema democrático y republicano.

La creación de un régimen completamente nuevo es difícil. Esto no fue superado por la Revolución sandinista del 19 de Julio de 1979; aun  se  mantiene la influencia del pasado militarista en las cuestiones del Estado, y hago énfasis en el militarismo por la repetición de las formas viejas del sistema estatal.

América Central ha pertenecido a todos los sistemas políticos, económicos, sociales y militares de Latinoamérica, sobre todo en los años 40 y principios del decenio del 50 del siglo pasado. Centroamérica tomó en sus manos el sistema democrático más importante, destruyendo a las dictaduras militares; sin embargo, perdió la revolución democrática. Y los gobiernos de Estados Unidos jugaron en esto un papel fundamental, organizando en las décadas de los 50, 60 y 70 del siglo pasado, los golpes militares contra la democracia.

Esta es una historia que no puede olvidarse y se debe responsabilizar a  los gobiernos  de  Estados Unidos; ellos son los maestros de la antidemocracia en estos países, en aras de la lucha contra el atraso económico y político y contra el comunismo, la democracia sufrió un atraso. Pero bueno, ese será otro estudio, por hoy lo dejamos como consideración.

Llegamos pues a un final no muy alentador, por lo menos para Nicaragua. Desde que se fundaron organismos como la OEA, la Cepal, la Odeca, el Sieca, el SICA, y otras de la misma naturaleza, con espíritu de integración centroamericana y latinoamericana, su principal preocupación consistía en atacar la pobreza y la desigualdad social. Y crearon la Red Interamericana de Protección Social, en donde se pueden intercambiar experiencias entre los gobiernos y pueblos. Pero las suyas no han sido medidas concretas de desarrollo.

Actualmente, se necesitan reformas profundas, un cambio de sistema; y por hoy no existe la fuerza social capaz de realizar ese cambio no solo a nivel centroamericano sino mundial. No existe. La crisis europea así lo muestra. ¿Quienes promueven el cambio del sistema financiero mundial? Nadie, solo los gobiernos de eso países. ¿Será una clase mundial nueva?, es la interrogante. El sistema capitalista financiero y bancario se va a movilizar de acuerdo a sus intereses y los gobiernos también irán en esa dirección. Los gobiernos del sistema capitalista de Europa y EU están fortalecidos para compensar al sistema financiero mundial.

* Escritor

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus