•  |
  •  |

Por primera vez los Brics (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica), desde su formación, están en inminente contraofensiva en contra de la hegemonía del G-7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) actualmente turbada. Recientemente, en reunión de ministros de Finanzas del G-20 en México, los Brics estimaron que la próxima presidencia del Banco Mundial, BM, invariablemente liderada por un estadounidense, deberá dar apertura a todos los países, particularmente a los “emergentes”.

Representando una simbólica “rebelión en la granja” de los Brics; conforme Estados Unidos y la Unión Europea prosigan su declive, a ambos lados del Atlántico del Norte competirán con mayor fortaleza por posiciones del caduco orden mundial hegemónicamente anglosajón.

El proyecto del Banco Bric, BB, como banco de desarrollo regional, competirá con el BM, permitiéndoles incrementar sus transacciones comerciales y financieras pentapartitas implantando préstamos en divisa china (yuan), así como en las monedas nativas de sus miembros. Con un Obama atribulado en plena campaña presidencial, es irrelevante quien emerja como presidente del BM aún impuesto por Estados Unidos.

En la cuarta Cumbre de los Brics, celebrada en Nueva Delhi a finales de marzo 2012, abordaron el punto más obstinado del ya caduco orden mundial unipolar: la globalización financiera dominada por la dupla anglosajona y controlada por el sionismo.

Expertos exhortan un nuevo orden financiero global, a reminiscencia de aquel “nuevo orden económico internacional” pregonado por la Sexta Asamblea Especial de la ONU en 1974, cuando el mundo entonces bipolar/nuclear (EU/URSS), se manejaba en forma economicista y aún no surgía el avasallador predominio financiero que asentó sus bases con la caída de la URSS y el advenimiento de la unipolaridad estadounidense.

Transcurrieron 38 años y las circunstancias propiciaron aquel “nuevo orden económico internacional”, el ascenso de los Brics se mueve en el incipiente nuevo orden multipolar, esencialmente economicista. Al parecer, nada los detendrá excepto, desde luego, una III Guerra Mundial a corolario incierto, difiriendo de las dos anteriores.

La novedad es que el hoy pentapartita bloque (esperando la adhesión de Indonesia, Pakistán, Irán y quizá, Argentina quien recién profundizo su antigua querella con el FMI) coloca en duda el caduco orden financiero anglosajón: solicita la apertura del proceso de designar la presidencia del hasta ahora inimputable BM y lanza el proyecto del Banco BRIC, BB, una revolucionaria idea de India, cuyo objetivo es competir con el poder del FMI y del BM en medio de la crisis económica global, concepción apoyada irrestrictamente por los miembros del grupo.

Con algunas reticencias de China, quien (sabido de poseer las mayores reservas de divisas del mundo US$3.2 millones de millones; trillones en anglosajón) y de ostentar la segunda mayor economía global (a punto de desbancar a EU en el 2016) pretende adjudicarse su presidencia permanente y no en forma rotatoria, conforme los lineamientos de otros grupos regionales.

Ello no será obstáculo para lanzar el BB, que cautivará a la mayoría de países menospreciados por el BM y apabullados por el FMI, a fundarse exclusivamente por los Brics, cuyo crecimiento económico proyectado por el FMI para el 2012 será superior al mediocre estancamiento estadounidense (1.8%) y de la Eurozona (0.5%).

Los Brics crecen, mientras Estados Unidos y la Unión Europea declinan. Actualmente, China es el tercer contribuyente del BM (EU es el primero y Japón el segundo) aventajando a Alemania, Francia y Gran Bretaña (3 miembros del G-7 con los mayores privilegios), mientras India viene en un apreciable séptimo lugar.

El Banco de Desarrollo Chino (CDB, por sus siglas en inglés), según firmaría un Memorándum de Entendimiento en la Cumbre de Nueva Delhi con sus otros cuatro socios. CDB, quien presta principalmente en dólares fuera de China, conferirá préstamos en yuan, mientras los bancos de desarrollo de los otros países del bloque lo harán en sus divisas respectivas.

Lo cierto es que los BRICS prefieren hoy promover la divisa china en lugar del dólar en sus convenios comerciales y transfronterizos. Según los expertos como “moneda de introducción Brics” el yuan tiene las mayores posibilidades de elevar su status internacional.

Los bancos que se sumarán al CDB serán: el gigante brasileño Bndes, el Banco de Desarrollo de Sudáfrica, Export-Import Bank de India, y Vnesheconombank de Rusia. A finales del 2010, el CDB tenía US$688 mil millones en préstamos, más del doble que el BM.

La televisora Russia Today, considera que “China con 54% de sus reservas foráneas en dólares estadounidenses, trata de diversificar sus tenencias porque cree que la divisa verde se debilitará pronto y por un largo periodo”, favoreciendo las divisas de Australia y Canadá. El Centro Estratégico Europeo de Defensa, cree que el porcentaje real de las reservas chinas constituye un “secreto de Estado”. Se estima que el desplome del dólar es inevitable pero que el “orden anglosajón” posee todavía sus desdeñables “candados” que utiliza para imponer su orden, pese a su colisión con una “contestación múltiple que se expresa parcialmente”. Se trata de una disolución gradual del dólar Estadounidense más que de un desplome brutal, que ciertamente a nadie conviene.

Diplomático, jurista y politólogo