•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Managua, 9 de Abril de 2012.
Dr. León Núñez
Director
EL NUEVO DIARIO
Su Despacho
Estimado Doctor Núñez:

En el ejercicio de mi derecho constitucional a la libertad de expresión, por este medio dirijo a Usted mi más enérgica protesta contra el acto de violencia mediática de género, contenida en el artículo publicado en la página editorial del día de hoy de END, firmado por Hugo J. Vélez Astacio. Es verdaderamente insólito que en nombre de la libertad de expresión (suponiendo que ese hubiese sido el criterio) se haya permitido lanzar un ataque tan bajo y rastrero contra una mujer, utilizando para descalificarla no la fuerza de los argumentos y las ideas, sino el epíteto, la agresión verbal y la ofensa personal misógina, las armas más arteras del cobarde.

El ataque se origina en la respuesta que le di a un periodista de El Nuevo Diario sobre mi interés en reelegirme como magistrada de la Corte Suprema de Justicia, respuesta a la que tengo derecho en nombre de la misma libertad de expresión que ahora se ha utilizado para agredirme y que únicamente estuvo relacionada a la edad máxima (de 75 años) permitida por la Constitución de la República para reelegirse en el cargo.

Que haya preguntado al periodista si él me miraba muy vieja ¿le da derecho al periódico –o a cualquiera, como en este caso- a agredirme verbalmente? ¿Ya que no se me pudo atacar en mi desempeño como funcionaria, se vale entonces atacarme como ser humano? ¿Cómo explicar esta actitud editorial sino como una clara y abierta agresión de violencia misógina y sicológica contra una mujer que al igual que ustedes también tiene derecho a hacer uso de la libertad de expresión?

Mi participación en la lucha contra la violencia hacia las mujeres es producto de mi más íntima convicción y certeza de que solo combatiendo este flagelo tendremos la Nicaragua mejor que deseamos todas las mujeres y los hombres de buena voluntad. Se también que por defender este derecho me he visto expuesta a este y todo tipo de ataques tan violentos y cobardes.

Mi derecho a la reelección está respaldado por la Constitución de la República y en lo personal, jamás he renegado ni de mi edad ni de mi experiencia sino todo lo contrario, de ambas me nutro cada día para tratar de ser siempre la funcionaria capaz, responsable y destacada que, modestia aparte, siempre he sido.

Estoy segura de que si esos hubiesen sido los atributos personales de Vélez Astacio en su igualmente larga carrera como funcionario público, primero al servicio de la revolución sandinista en la ENABUS de los años 80 y luego en la Dirección de Transporte Terrestre durante el gobierno de Arnoldo Alemán, probablemente ahí estaría en su puesto y no necesitaría ahora tener que brincar junto a su movimiento político para hacerse notar.

Espero me sea publicada esta Nota de Protesta y cese la política editorial de atacar a la adversaria de una manera tan ruin, algo que la gran mayoría de las y los nicaragüenses esperábamos ver con el cambio de administración en El Nuevo Diario.

Le saluda atentamente,
Alba Luz Ramos Vanegas

Nota del editor:

Con todo respeto, debemos recordar a la honorable Dra. Ramos, lo que reza al pie de nuestro directorio en las PÁGINAS DE OPINIÓN de EL NUEVO DIARIO: que tanto los artículos aquí publicados, como sus contenidos, responden estrictamente al criterio particular de sus autores, y reflejan únicamente los juicios y opiniones personales de quienes los suscriben. Por consiguiente, el artículo aludido por ella, no corresponde a la política editorial de este diario.