•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En nuestro articulo Algunos tópicos para el estudio de la Universidad Nicaragüense, publicado en El Nuevo Diario el pasado 22 de marzo, afirmamos que del análisis del recorrido de doscientos años de la Universidad Nicaragüense (1812-2012), era posible derivar cuatro tópicos para comprender las características actuales de las instituciones de Educación Superior de nuestro país.

Uno de esos tópicos era el de la evolución de los modelos académicos universitarios, en cada etapa de la historia de la institución académica. No existe consenso entre los especialistas y estudiosos de la Educación Superior acerca de lo que se entiende o debe entenderse por Modelo Académico Universitario. La mayoría ni lo menciona y cuando lo hacen es para referirse con este nombre a las Estructuras Académicas Universitarias.

También se ha encontrado que a veces la expresión Modelo Académico es utilizada como sinónimo de Modelo Curricular, Modelo Didáctico o Modelo Docente (de enseñanza-aprendizaje). Frente a esta insuficiencia, para el análisis de esta categoría hemos construido un tipo ideal de Modelo Académico, cuyas fuentes teóricas son: la formulación propuesta por José Ortega y Gasset en su ensayo La Misión de la Universidad, consistente en: la ampliación del conocimiento (investigación), la enseñanza de las profesiones (enseñanza-aprendizaje) y la transmisión de la cultura (extensión); el materialismo dialéctico del señor Carlos Marx aplicado a la Teoría de Sistemas, y el estudio y observación empírica de las experiencias universitarias de algunos países de Europa, Asia y América Latina.

En este orden, por Modelo Académico entendemos a las formas, modos o maneras particulares, que en cada caso concreto, asume cada universidad, durante el proceso de realización sistémica de sus misiones y tareas, en los campos de la investigación, la enseñanza y la extensión o vinculación con sus entornos.

De esta manera, para cada etapa de la historia de la Universidad Nicaragüense, es posible identificar diferentes modelos académicos de Universidad.

En la etapa de la Universidad Colonial, el modelo académico fue el de la enseñanza. A partir de entonces, para el consenso y la comprensión colectiva, en Nicaragua y demás países de América Latina y el Caribe, el modelo académico basado en la Función de la enseñanza y el concepto de universidad, pasaron a ser similares. Desde entonces, la palabra Universidad fue sinónimo de escuela, profesores, estudiantes, libros, carreras, títulos, togas y birretes, y así fue para cada una de las etapas posteriores de la Universidad Nicaragüense, en donde, desde la etapa de la Universidad Napoleónica hasta hoy, la enseñanza ha sido y es la función universitaria por excelencia.

De esta manera, la Universidad Napoleónica, inaugurada en Nicaragua mediante decreto del general Joaquín Zavala del 03 de abril de 1879, recibe de la Universidad Colonial, intacto, el modelo académico de la enseñanza. No cambia el modelo académico, lo que va a cambiar va a ser la estructura académica de la institución universitaria, ya que a partir de entonces, y hasta ahora, la universidad se organizará en Facultades y Decanatos, siendo estas: Ciencias y Letras, Derecho, Medicina, Farmacia y Ciencias Naturales. De igual manera, a partir de entonces, la administración de la universidad, pasa de manos de la Iglesia a las del Gobierno de la República.

Será a inicios de los años sesenta, que con la Autonomía Universitaria y bajo el liderazgo de Mariano Fiallos Gil, la universidad va a mudar su modelo académico tradicional, al incorporársele a la par de la función de la enseñanza, una nueva función, la de la Extensión Cultural Universitaria. En cumplimiento de esta función se aperturaron cursos de verano y se crearon grupos de teatro y revistas culturales y literarias, como Cuadernos Universitarios y Ventana. La función de investigación vino a la Universidad Nicaragüense con la Revolución Sandinista y la Universidad Popular de los años ochenta. Fue hasta entonces que la Universidad Nicaragüense logró totalizarse según el pedido del filósofo español. En el tiempo, ese es el tamaño de nuestro atraso, la propuesta había sido formulada cincuenta años antes.

Hoy, en Nicaragua, la universidad en tiempos de neoliberalismo está fincada sobre un amplísimo archipiélago de modelos académicos, que van desde universidades en las que si bien es cierto se practican las funciones del tríptico orteguiano, estas se presentan desarticuladas; hasta centros de enseñanza terciarios, llamados comúnmente universidades, pero que no pasan de ser simples escuelas de tercer nivel del sistema escolar, que tienen como precedentes los niveles primario y secundario.

* Profesor