•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Estuve recientemente en reuniones sociales en las que se abordó el tema de la homosexualidad. Observé que muchas personas que se oponen a reconocer algunos derechos a los homosexuales, alegan de manera recurrente que el comportamiento homosexual es “contra natura”. Por otra parte, últimamente se ha estado discutiendo en nuestro país el tema del Código de la Familia, por lo que han abundado en los medios de comunicación opiniones de personas que utilizan ese término.

Yo tengo la manía de buscar la precisión. Pues bien, he tratado de entender con precisión lo que significa el término “contra natura”, pero he fracasado. Mi diccionario contiene la palabra “contranatural”, con el significado de “contrario al orden natural”. Esa definición no me ha bastado para entender el verdadero significado del término, y menos para emitir un juicio de valor en el sentido de que si algo “contra natura” es necesariamente malo.

Primero pensé que nada puede ser contrario al orden natural, pues todo lo que existe, es en la naturaleza que existe. Después se me ocurrió que tal vez quienes usan el término “contra natura” para referirse a la homosexualidad se refieran a algo que puede verse solamente en nuestra especie, pero que no existe en el comportamiento de otras especies. Sin embargo, tuve que considerar incorrecta esa acepción porque la homosexualidad abunda en otras especies. Es fácil encontrar en Internet información que demuestra que el comportamiento homosexual ha sido observado en cerca de 1,500 especies animales.  Inclusive, se ha observado que los bonobos son todos bisexuales. Los bonobos, que son parecidos a los chimpancés comparten con nuestra especie más del 98% de sus genes.

Después pensé, en muchos casos en los que nuestra especie tiene comportamientos que son aceptados por todos, pero que no se observan en ninguna otra especie. Mencionaré algunos de ellos:

El virus de la viruela es natural, pero nadie se ha opuesto a que sea eliminado. ¿Es contra natura eliminar dicho virus? Lo mismo se podría decir de la polio y de muchas otras enfermedades.
La cirugía solo se observa en nuestra especie. Lo “natural” sería que un animal cuya vida solo puede ser salvada con ayuda de la cirugía, muriera. ¿Es contra natura que a uno lo operen?

Los primates no vuelan. Los humanos lo hacemos con frecuencia. Al inicio de la aviación, muchos expresaron que “si Dios hubiera querido que voláramos, nos habría dotado de alas”. ¿Es contra natura volar en aviones?

Un animal cuya vista se ha deteriorado, así se queda, con gran desventaja para su propia supervivencia. ¿Es contra natura usar lentes?

Los animales que pierden sus dientes no pueden hacer nada al respecto. ¿Es contra natura visitar al dentista?

Los animales feos se quedan feos. No recurren a los cosméticos ni a la cirugía plástica.  Algunas personas ponen ropa a sus mascotas, lo que resulta un tanto cursi; pero nadie expresa que ello sea contra natura pese a que ellos, en la naturaleza no se visten.

¿Es contra natura el celibato? Los célibes no contribuyen a perpetuar nuestra especie. No hay mamíferos, aparte de los humanos, célibes por decisión propia.

¿Es contra natura la Viagra? ¿Los anticonceptivos? ¿Los antibióticos? ¿Las vacunas?…

¿Comete Dios un acto contra natura cuando nacen gemelos siameses o personas hermafroditas? ¿Son creaciones “contra natura” de Dios las personas estériles o los enanos?

Por otra parte, también se puede observar en la naturaleza algunos comportamientos animales que, pese a ser “naturales” no serían aceptados por ningún humano civilizado.

Los chimpancés, por ejemplo, se reúnen en grupos pertenecientes a una misma “tribu” para emboscar a miembros de otra “tribu” que cometen la imprudencia de andar solos cerca de territorio “enemigo”. Los emboscados son asesinados con gran crueldad. Los humanos hacemos cosas parecidas a esta, pero nadie argumenta que esté bien hacerlas porque son “naturales”.

Muchos tiburones son caníbales pero nadie se basa en ello para defender el canibalismo humano. La promiscuidad, abundante en muchas especies, es rechazada en nuestra sociedad.

Cuando lo que se está discutiendo es algo que afecta profundamente las vidas de muchas personas, y la estructura de la sociedad, no deberíamos basarnos en la simple mención de un término cuyo significado es totalmente oscuro y del cual no se puede afirmar que necesariamente sea siempre bueno o siempre malo; aunque se lograra definir con claridad dicho término. Si lo hacemos, corremos el riesgo de cometer grandes injusticias.

Yo pienso que los homosexuales son minoría, como los zurdos y los pelirrojos; pero no son contra natura, sino naturales.

* Ingeniero y músico
pedrocuadra56@yahoo.com.mx