•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El análisis de las organizaciones universitarias y de los centros de enseñanza terciarios a través de un procedimiento como el de los Modelos Académicos, propuesto en nuestro artículo del 19 de abril pasado, podría ser de utilidad para reconocer el status, los roles y la calidad de cada unidad académica de educación superior o terciaria respecto a las tareas fundamentales de estas en nuestro país, o cualquier país donde hayan este tipo de instituciones.

En efecto, en el artículo mencionado, hicimos memoria del tríptico ortegeano referido a las funciones clásicas de la institución cultural conocida como universidad, a saber: investigación, enseñanza de las profesiones y extensión cultural o vinculación con el entorno, y en el mismo artículo presentamos una definición operacional sobre Modelos Académicos Universitarios, en la que sostenemos que estos son las relaciones de mutua complementariedad; que se dan entre los componentes de la apuesta del filósofo español y cuyo status y situación en cada caso concreto, es posible determinar a través de la investigación científica.

La clave de todo es el carácter sistémico de las funciones universitarias, y esto es así porque, teóricamente, la investigación, la docencia y la vinculación con el entorno (extensión), integran un conjunto dinámico en el que sus partes interactúan entre sí, complementándose, demandándose, articulándose.

La investigación ofrece a la docencia los conocimientos que conformarán los Planes y Programas de Estudio. La docencia, por su parte, demanda de la investigación nuevos conocimientos, y la vinculación (extensión) demanda resultados para la investigación aplicada.

Así, los conocimientos venidos del exterior a la institución académica y los conocimientos producidos en su interior, se articulan en el currículo de las carreras para convertirse en aprendizajes en las aulas de clase y en los proyectos de desarrollo e intervención, para ser aplicados en la vida social y productiva, cumpliendo con la función de extensión y/o vinculación con el entorno.

Esa es la institución llamada universidad pensada por José Ortega y Gasset y diferente a los centros de enseñanza terciarios que con ese nombre proliferan en nuestro país. En este orden, conforme nuestra propuesta de Modelos Académicos, es posible pensar a la universidad como objeto de estudio, derivando para ello un conjunto de preguntas referidas a la situación de las instituciones de Educación Superior en nuestros país. Estas podrían ser las siguientes:

Primera pregunta: ¿En cuántas y en qué universidades se realizan permanente y sistemáticamente actividades de investigación en centros especializados y aulas de clase, y actividades de docencia y extensión? Segunda pregunta: ¿En cuáles y en cuántos centros de educación terciaria en Nicaragua se realizan solamente actividades docentes (de enseñanza-aprendizaje) y de extensión? Tercera pregunta: ¿En cuántos y cuáles centros de enseñanza terciarios solo realizan actividades docentes? Cuarta pregunta: ¿Qué universidades (asumiendo que como tales realizan actividades de investigación, enseñanza y extensión), funcionan como sistemas, en donde la investigación produce los conocimientos que después se enseñan en las aulas de clase, y conforme su naturaleza, también se aplican en la industria, las actividades de gobierno, los servicios y la producción?

La quinta y última pregunta está referida a la función de investigación en las universidades nicaragüenses, que por su origen y características institucionales, es diferente a la investigación que se realiza en centros de investigación y laboratorios privados.

Preguntas: ¿En las universidades donde existen Institutos de Investigación, de qué manera se relacionan los Proyectos de Investigación de estos con las carreras de las mismas? ¿Los docentes y estudiantes de las facultades participan en los procesos de investigación de los institutos, y, por su parte, los investigadores de los institutos realizan actividades docentes en los departamentos académicos? ¿Existen claustros académicos periódicos de docentes e investigadores según área de conocimiento de la universidad? ¿La investigación es el fundamento de la metodología didáctica con que aprenden los estudiantes y enseñan los profesores? ¿Cada asignatura o bloques de asignaturas por semestre, conforman Proyectos de Investigación que son realizados conjuntamente por estudiantes y profesores?

Contar con las respuestas a una consulta de este tipo nos podría ofrecer información de calidad para ir avanzando en determinar las características del amplio y heterogéneo universo de la Educación Superior en Nicaragua y la construcción de los subsistemas que según modelos académicos integran al mismo.

* Profesor