•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El orden internacional en el cual transitamos en la actualidad está siendo redefinido bajo una nueva arquitectura piramidal que nos lleva a tener varios escenarios, a los cuales hay que poner atención y darle el seguimiento necesario para poder ir conociendo cómo quedará finalmente definido.

Partamos de que en la época de la Guerra Fría vivimos un mundo bipolar, con Estados Unidos y la desaparecida Unión Soviética como los referentes prácticos y teóricos de un mundo en el cual la ideología, el espionaje y la carrera armamentista eran los temas principales dentro de lo que algunos llaman la “alta política”.

Cuando asistimos a la caída del Muro de Berlín y con ello todo un sistema ideológica que se había asentado con profundidad en varias naciones, el mundo se volvió unipolar, militar y políticamente con Estados Unidos a la cabeza y multipolar en lo económico con Estados Unidos –nuevamente-, Japón y la Unión Europea (Alemania y Francia), como los principales referentes del mundo comercial y financiero.

Después del 11-S (referente para cambios en el sistema internacional) nos encontramos con un mundo un poco más abierto y multipolar en casi todos los aspectos, aunque ese espacio se ha ido cerrando a unas pocas naciones. A partir de ese momento, el mundo volvió a ser más inestable y con un menor orden. Estados Unidos volcó sus fuerzas en la guerra contra el terrorismo, mientras otras naciones seguían manteniendo niveles altos de crecimiento económico, social y cultural (poder blando) y con ello fueron obteniendo réditos políticos y militares (poder duro), dando lugar a una nueva clase de Estados que buscan tener mayor protagonismo en la arena internacional.

Naciones como China, India, Brasil, Rusia, Sudáfrica, conocidos como los países BRIC´s, han hecho una mejor aplicación de esa combinación de los poderes duro y blando (dados a conocer por el especialista en relaciones internacionales Joseph Nye) para estar hoy por hoy entre los países con mejor desarrollo, pasando a ser llamados potencias regionales y/o emergentes (a excepción de China, que ya es considerada una potencia mundial) que pueden ser los encargados de darle forma a un Nuevo Orden Mundial que sería multipolar a mayor escala; siendo esas naciones las encargadas desde su región de la configuración necesaria para sus intereses y para la obtención de mayor poderío de cara a una hipotética lucha futura por ser el Hegemon (nación superior política, militar y económicamente a todas las demás.).

Otra opción sería que esas mismas naciones cambiaran por completo el régimen internacional actual, basado en el derecho internacional, en las organizaciones internacionales creadas a partir del fin de la II Guerra Mundial y el orden liberal, para pasar a un mundo posmoderno donde lo nacional y lo internacional sean lo mismo, donde los asuntos de guerra y paz pasen a ser asuntos de cooperación y donde los foros como FMI, BM, ONU desaparezcan para dar lugar a foros regionales o mundiales con las potencias emergentes fungiendo como árbitros.

No todo es tan fácil para las naciones BRIC´s, ya que en el seno de sus reuniones se sientan países con viejas rencillas, como China, Rusia e India. Pero además de las rencillas y problemas comerciales, hay un factor quizás más importante que los mantiene enfrentados en silencio: el incremento del poder. Un poder que se hace más complicado de conseguir por China, Rusia y la India, ya que se encuentran cerca y desean demarcar algunas “zonas de influencia” muy cercanas entre sus fronteras, lo que podría desatar un conflicto y romper la unión existente entre el bloque y el creciente poderío político, militar, social, cultural comercial y financiero que han ido uniendo con el propósito de conformarse como una nueva opción en el mundo.

El poderío de las potencias emergentes puede llevarnos a la formación de un nuevo orden mundial siguiendo la tradición liberal y realista de la teoría de las relaciones internacionales o transportarnos a un nuevo Sistema Internacional con un orden totalmente diferente al que hemos conocido, donde las ideas constructivistas, reflectivistas y cosmopolitas dominen las relaciones entre las naciones, entidades gubernamentales, no gubernamentales, dando lugar a que las áreas geográficas de poder desaparezcan y se disuelvan en una amalgama de poderío.

* MSc. en Relaciones
Internacionales