•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si hay una ciudad donde se sienta el impacto del 6% constitucional de las universidades estatales es la ciudad de León; el 6% es parte de su economía. En León también han sido siempre muy populares el baile de La gigantona y El enano cabezón.

Una delegación del Fondo Monetario Internacional en reciente visita al país propuso quitar a las universidades una parte del 6% y pasarla a la educación Primaria y Secundaria.

Los funcionarios del FMI analizaron sólo números. Lo dijo, áspero, Wilfredo Navarro: “La educación en Nicaragua es un enano cabezón”. La educación es un todo integrado y vertebrado, dividida únicamente para administrarla y organizarla: preescolar, primaria, secundaria, universitaria, o para comprenderla y estudiarla: formal e informal; la educación, como se dice: es un “continuum”.

Se dice que estamos en la era de la sociedad del conocimiento; leíamos recientemente en la sección de El Nuevo Diario que reproduce los lunes al New York Times, que el valor de una tableta de Apple en la maquila es menos de cien dólares, y su precio de venta es de 700 dólares. Lo que le da ese valor es el conocimiento de la alta y última tecnología, de la ciencia de la electrónica y de las matemáticas aplicadas, que dominan hombres con habilidades y destrezas especializadas: ingenieros, científicos y técnicos superiores.

No se trata de que el 6% es demasiado presupuesto para la Educación Superior, sino que se le está dando poco a la educación primaria, secundaria y técnica, mientras que la maquila en Nicaragua se ocupa de hacer arneses para vehículos asiáticos, coser tela o pegar zapatos. En Costa Rica la maquila fabrica microprocesadores para empresas del Valle del Silicón en California. El conocimiento es el que le da el valor a los bienes de consumo.

La educación primaria permite aprender habilidades y destrezas básicas como sumar, relacionarse con los semejantes, hablar y escribir correctamente, etc., y se van sumando habilidades a lo largo del proceso educativo en los diferentes grados y años, de forma tal que, al final, dependiendo del nivel de complejidad se forman profesionales que resuelven los problemas de la comunidad. El cirujano podrá resolver el problema del paciente con apendicitis, el ingeniero construirá el puente correctamente, el microbiólogo precisará el germen patógeno… etc.

La calidad es importante en cada parte del sistema; el reporte de investigación de un universitario con errores ortográficos desacredita completamente los resultados, la ortografía se enseña en primaria y secundaria.

Contaba un antañón maestro de la Escuela de Medicina, que un señor granadino reunió a su esposa e hijas y expresó la gravedad de la crisis económica que pasaban, pidiéndoles ahorro y comedimiento en los gastos. Al irse al trabajo la esposa llamó a la empleada y le dijo: “fulanita, desde ahora dele menos masa a la lora”.

El único presupuesto que debe mantenerse en la educación en todos sus subsistemas es la transparencia en el manejo de los fondos públicos y la entrega de cuentas sociales, la excelencia académica y la autonomía universitaria. La educación en Nicaragua debe ser una gigantona armónica y vertebrada, que permita el camino, agregando valores hacia el desarrollo social sostenible.

* Profesor UNAN-León