•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Para la Real Academia Española, el sustantivo “polarización” en forma genérica es la acción o efecto de polarizar, es decir, todo aquello que se orienta en direcciones contrapuestas. En términos políticos, la polarización se presenta cuando la opinión pública se divide en extremos opuestos, fragmentación que puede tener su génesis en sesgos mediáticos, acciones propias y giros históricos.

Dentro de este concepto politológico alcanza claramente el momento de fuego que enfrenta el presidente boliviano Juan Evo Morales Ayma.

El fraccionamiento de la sociedad boliviana ha ocupado los titulares de las agencias de información internacional durante las últimas siete semanas, aunque desde el duodécimo mes de 2010, con el conocido Gasolinazo, nació una etapa de constantes enfrentamientos sociedad-gobierno.

Los actores estratégicos que se erigen como genios del conflicto son los sindicatos representados por la Central Obrera Boliviana, COB: transportistas, médicos, universitarios, pobladores Tipnis.El gobierno del presidente Evo Morales parece estar contra la pared, cuando el descontento se hace notar y más aún en un lapsus en que las decisiones provenientes del órgano administrativo estatal boliviano tienen una sola respuesta común instantánea: huelgas y paros.

Algunas decisiones provocadoras de descontento en 2012:

Carretera Tipnis: Atravesaría el parque Isiboro Secure, generó marchas a favor (4,500 personas) y en contra (1,500 personas) de la misma, dando como resultado la paralización del proyecto. Hasta el momento triunfó el fatalismo y como resultado, se ha privado a la población de la zona al derecho a integrarse, a acceder fácilmente a servicios básicos, al desarrollo económico.

Médicos en huelga: Para los médicos que gozan de un régimen laboral de seis horas diarias el Gobierno impulsó que trabajasen ocho horas. Como consecuencia de la política “de brazos caídos” de los galenos, se suspendió temporalmente el decreto en debate, pero ahora los médicos exigen la anulación, no sólo la interrupción del mismo.

Desde mi óptica, tal medida es justa y necesaria para hacer un uso más eficiente de los recursos públicos, pasando de una rotación y pago de cuatro turnos al día a tres, además estaríamos en presencia de una jornada laboral de 48 horas semanales internacionalmente reconocida por la Organización Internacional del Trabajo, OIT.

El Gobierno decretó el 1 de mayo un aumento salarial de 8% para maestros y trabajadores de Salud, y subió el salario mínimo en 23%. La COB anunció que no volverá al diálogo con el Gobierno a menos que se anule el aumento ya decretado y se negocie sobre una canasta familiar de gastos calculada en unos US$1,200 mensuales.

La demanda sindical de la COB es imposible de satisfacer, ya que exige el incremento de un 800% en los salarios. Huelga de Transporte: El pecado es la aplicación de una Ley en La Paz, que persigue la modernización del anticuado sistema de transporte.

Pero la conflictividad no es exógena a Morales. El domingo 22 de abril pasado admitió que su gestión está empañada por fisuras al interior de su partido, pues sus propios militantes pretenden hacer méritos para ser nominados a cargos electivos en los comicios de 2014.

El despertar social ha provocado que la administración de Morales, mediante la rápida búsqueda de respuestas al sentir ciudadano, no haya logrado articular acciones tendentes a apagar la ola de enojo social. Sobresale, al contrario, un decaimiento en la popularidad de Morales.

La consecuencia principal del vivir coyuntural boliviano es el nacimiento de un claro óbice para que Morales alcance la silla presidencial del país andino en 2014. Evo aún tiene un arma: “en política los cambios abruptos en percepciones son altamente posibles”. Tiene a su favor dos años para jugar a ganar.

* Licenciado en Relaciones Internacionales

humbertocarber@hotmail.com