•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los medios masivos, a través del tiempo, han sido y seguirán siendo irremplazables ¿Pero por qué el temor a Internet? Internet es la nueva era de la comunicación, y sin duda alguna, lo que busca es reemplazar a los medios impresos, o peor aún, a la cadena de medios de comunicación.

Datos alarmantes se han manifestado desde el nacimiento de este gran navegador (1960), que se ha convertido en el causante de la bancarrota de muchos medios impresos; también ha puesto en duda al verdadero periodismo.

Internet ha reducido muchos puestos de trabajo y ha provocado cierres de medios. Sin duda hay un gran desafío para las nuevas generaciones. Pero, tal como lo expresó Carlos Vernazza (periodista y especialista en temas vinculados al debate en torno al futuro del periodismo): “Lo único que nos queda es hacer un buen periodismo, para poder diferenciarnos”.

Países como Argentina son grandes consumidores de Internet, y el porcentaje de lectores de diarios es apenas del 16% de los internautas, sobre todo en los sectores jóvenes, precisamente los más adictos a la pantalla. A través de las redes sociales Internet ha podido posesionarse en la vida cotidiana de cada ser humano. Especialmente en jóvenes. Facebook es la red social más popular; tiene más de 500 millones de usuarios registrados en el mundo. Estas cifras muestran cómo llama más la atención que los diarios impresos.

A través del tiempo, los medios de comunicación han sido las principales fuentes de información, funcionan como educadores y transmisores de conocimientos. Aun en situaciones riesgosas se hace presente el periodismo. El verdadero periodismo siempre va a vivir, y la información va a llegar a los lectores, radioescuchas, internautas y televidentes. Porque esa es la misión de los que llevan el oficio en la sangre. La media diaria de periódicos vendidos en Estados Unidos bajó en los últimos 15 años de 62 a 42 millones. Según cifras, unos 100 diarios se vieron obligados a dejar de imprimir en papel y sólo se mantienen con sus páginas web.

El número de lectores de la prensa por Internet ya llega a 75 millones. Todo esto provocó la pérdida de 26,000 puestos de trabajo para los periodistas en los últimos años.

Como estudiante del “mejor oficio del mundo”, creo que consumir información de Internet y enriquecerse de las páginas web es útil; pero debemos asegurarnos de que lo que estamos consumiendo sea realmente útil.

Ahora ya no se admiran las buenas crónicas, historias apasionantes, mucho menos investigaciones comprobadas. No se distingue quién escribe.

Otro fenómeno es que algunos periódicos no cobran por Internet, y por ejemplares impresos sí. En América Latina el fenómeno no es tan visible porque aún las dos terceras partes de la población no tienen acceso a Internet.

Los periódicos mantienen una fuerte influencia sobre los demás medios, sobre todo por la capacidad de sus redacciones de generar una mayor cantidad y diversidad de noticias; pero tienen muchísimos más lectores a través de Internet, dentro y fuera del país, que por medio de sus ediciones impresas. El Centro de Investigación de la Comunicación, Cinco, de Managua, realizó un mapeo de medios digitales en febrero de 2012, para supervisar el desafío que tiene el periodismo ante la era digital.

En esa encuesta se puede apreciar que la mayor influencia en el periodismo de los últimos años es el factor de la digitalización. Estos cambios tienen impacto en la televisión, radio y medios escritos. Aunque Nicaragua es un país típicamente emergente en materia de medios digitales, en comparación con el resto de Centroamérica.

Según encuesta realizada por Cinco sobre el acceso a Internet, en septiembre de 2010, el 59% de la población tiene acceso a Internet desde los cibercafé; solamente el 24.3% desde su casa, 12% desde el trabajo, 2.5% desde la escuela y 1.5% desde otro sitio.

Tras realizar una pequeña encuesta en mi cuenta de Facebook con la pregunta: ¿Cree que muera algún día la prensa escrita?, el 92% respondió que podía ocurrir si los grandes periodistas lo permiten.

* Estudiante de Comunicación, UCC