•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Al dar vuelta a la esquina para llegar a mi trabajo, escucho que me dicen alegremente: ¡Felicidades! Y yo respondo: ¿por qué? Por ser mamá, me dicen, y respondo de nuevo: ¡no tengo hijos! Pero: ¡los tendrá! Así funcionan los estereotipos de sexo y género sobre la maternidad, todas mujeres, todas madres.

La maternidad con el fin reproductivo, ha sido considerada históricamente como la mayor de las virtudes, talentos y privilegios otorgados a las mujeres, alrededor de la “bendición” biológica y según las religiones “divina” de ser madres.Una de las figuras maternas que ha sido instaurada en nuestro imaginario colectivo por la religión católica, ha sido la Virgen María, madre abnegada, sacrificada, que carece de identidad propia y autónoma y se convierte en la madre de. A esto, debemos agregar que dio a luz y sigue siendo mágicamente Virgen. Simbólicamente, es la forma de ejercer la maternidad que ha sido impuesta a todas las mujeres y el ideal de buena madre.

Sigo caminando y llego a mi trabajo, la primera cara que veo al entrar, es la de una mujer con su hijo. Han tenido alguna vez la percepción de sentir las emociones de una persona, por lo que refleja su rostro, en el rostro de esta mujer se dibujaba tristeza, decepción, fracaso y miedo.

Me pregunto, con esta sobre dosis de romanticismo maternal que recibimos el día 30 de mayo por la celebración del día de la madre, que promueve la compra de electrodomésticos beneficiando a las casas comerciales por los créditos, con el fin de seguir reafirmando el lugar de las mujeres el hogar, lo privado y el trabajo doméstico. ¿Esta mujer tendrá algo que celebrar? ¿Sé siente así de valiosa, importante y respetada como los medios de comunicación insisten en simbolizarlas?

Mientras los diferentes espacios de socialización, familia, escuela, religiones y Estado sigan sosteniendo y reproduciendo los estereotipos de la maternidad, esta será vivida de manera desigual y discriminatoria hacia las mujeres, arrebatándonos el Derecho Humano a elegir nuestra maternidad, la cantidad de hijas e hijos que deseamos, el espacio entre partos y elegir conscientes de nuestro estado y contexto emocional, económico y profesional.

Como dice un mensaje puesto en las calles de Matagalpa por el Grupo Venancia: “Celebramos la maternidad elegida, responsable y compartida”. Todo esto se resume en nuestros derechos sexuales y reproductivos, ligados a nuestro derecho humano a la intimidad, a la libertad sexual y a la vida. Derechos que están siendo violentados por el Estado nicaragüense al penalizar el derecho a decidir, el derecho al aborto libre y seguro.

* Abogada, feminista y activista de Derechos Humanos

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus