•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las crisis que afectaron a los mercados financieros con propagación a la economía real hicieron del fortalecimiento del SMFI una necesidad urgente para el G-20. El tema ha sido abordado en anteriores Cumbres del Grupo y nuevamente se tratará en la Séptima Cumbre, que tendrá lugar en junio en Los Cabos, México.

El SMFI es el conjunto de reglas y convenciones que gobiernan las relaciones financieras y monetarias entre los países. Incluye las instituciones, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los bancos centrales de los países. También incluye los acuerdos e instrumentos. En el SMFI se fijan los sistemas de tipo de cambio, se regula el comercio de bienes, servicios y capitales; se ajustan las Balanzas de Pagos y se establecen los mecanismos de pago.

El Patrón Oro fue la base del SMFI de 1880 a 1914 y de 1925 a 1931. Este sistema se abandonó con la Gran Depresión (1929). El período 1931-1944 se caracterizó por la aplicación de medidas proteccionistas por parte de los países, a través de devaluaciones competitivas que a la postre condujeron a un estancamiento y reducción del comercio internacional, provocando el empobrecimiento de numerosas naciones.

El Patrón Oro fue reimplantado en 1944 en la Conferencia de Bretton Woods, en cuyo marco fueron creados el Banco Mundial y el FMI. Las divisas que garantizaban el cambio al oro eran el dólar y la libra esterlina. También se crearon los Derechos Especiales de Giro (DEGs) para romper la dependencia del dólar, objetivo que finalmente no se logró.

Desde el colapso de Bretton Woods (1971) hasta la fecha, el SMFI contempla oficialmente que los tipos de cambio sean determinados por el mercado sin la intervención del gobierno, y que las políticas monetaria y fiscal se manejen de forma independiente, permitiéndose la libre movilidad de capitales.

Para construir la nueva arquitectura monetaria y financiera internacional se han barajado, entre otras, las siguientes medidas:

Reformar los actuales organismos financieros internacionales, sobre todo el FMI, o crear nuevos organismos para ordenar los mercados. Crear una moneda internacional que sustituya al dólar (idea original de Keynes, apoyada por el premio Nóbel Joseph Stiglitz). Recientemente se habla de utilizar los DEGs como nuevo activo de reserva internacional que ayude a estabilizar el SMFI a largo plazo.

Dotar al SMFI de una regulación financiera a nivel mundial y nacional que regule los mercados, los productos financieros, instituciones de crédito y otros. Aplicar una “Tasa Tobin” a los movimientos internacionales de capital especulativo de corto plazo, que provocan sobrevaluación monetaria en varios países.

Fortalecer el capital y liquidez de los bancos. Las recomendaciones de Basilea III deben considerarse como una base mínima. Fortalecer la supervisión prudencial de las instituciones. Fortalecer las normas contables internacionales (NIIF) y su aplicación.

El empobrecimiento de amplios sectores sociales en los países afectados por las crisis le impone a los gobernantes el ineludible deber de buscar con empeño el fortalecimiento del SMFI. El objetivo es luchar contra la crisis actual pero, sobre todo, prevenir la ocurrencia de otras crisis en el futuro.

* Economista