•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Todo enunciado del investigador debe ser sometido a la crítica, es fundamental. Agradezco las diversas críticas recibidas por “Izquierda e izquierdismo en Nicaragua” (END 26 mayo 2012). El eco del tema manifiesta la importancia del debate de la izquierda en Nicaragua, casi popular; convertido en una especie de marchamo de prestigio el otorgarlo o negarlo en la discusión política.

En mis publicaciones en El Nuevo Diario sobre la izquierda en la revolución nicaragüense (más de media docena), considero que el concepto de “izquierda” es relativo a una situación concreta y una práctica social. Sostengo que el Partido Socialista, PSN, y el dirigente obrero Domingo Sánchez, “Chagüitillo”, mantuvieron una posición de izquierda; y un sector del Frente Sandinista mantiene una posición de izquierda. Algo frecuentemente negado a ambos. Pero no hablo de los lugares comunes de “tres tendencias” del Frente, que son simplificaciones que encubren su desorganización hasta la formación del partido ya en 1979.

No expliqué el fracaso de la transición auspiciada por la OEA, el llamado “somocismo sin Somoza”, que en esos días recordaba la “transición” española tenida como ejemplar. Lo menciono sólo para ubicar el posicionamiento del PSN en el Frente Amplio Opositor y no con el Frente Patriótico, prosandinista, ni con el Movimiento Pueblo Unido, MPU.

Arranco hablando a partir de 1978-79, no explico la anterior división de directivas del PSN, solamente menciono la escisión del PSN presente en MPU con los colaboradores del Frente Sandinista. Que esta escisión del PSN se integró al año siguiente en el FS, queda implícito. Porque mi objeto es aclarar la diferencia programática del PSN en que milita Domingo Sánchez con el activismo del Frente Sandinista y su estrategia de Unidad Nacional, en la que se involucra el grupo escindido del PSN, así sea como tendencia interna de izquierda del FS. Cuando digo que el PSN apoyó en secreto al FS, por la coincidencia con el apoyo de Cuba al FS, me estoy refiriendo al PSN que milita Domingo Sánchez; no menciono la escisión que pasó a colaborar abiertamente con el FS en MPU. El artículo explica cuál PSN se mantuvo separado del FS, y no cabía en MPU ni en el Frente Patriótico.

Rectifico un error al trasladar mis notas, Domingo Sánchez fue delegado en el Consejo de Estado por la Confederación General de Trabajo. Mantengo que fue diputado del PSN (1985-1989). Respecto del MAP, cito a Rafael Casanova (a propósito, su extenso comentario merece un artículo aparte) en “La desaparición de las FARN” (END 24 junio 2010): “militantes y colaboradores [FARN]... pasaron al FSLN”. Reconoce que la organización FARN era del PSN, y “cuadros o militantes que no se incorporaron a las estructuras del FSLN, pasaron a ser fundadores de pequeñas fuerzas de izquierda, como Isidro Téllez y Pablo Martínez en el Movimiento de Acción Popular”. Luego, la vinculación del MAP con el PSN existió. El PSN fue una matriz de la izquierda nicaragüense.

Si llamo “teórico” del izquierdismo marxista al profesor Moisés Hassan, no es gratuito, fue fundador de un partido con programa ideológico (elecciones de 1990). Dirigente en MPU. Participó en la decisión del repliegue a Masaya (en casa de Lesbia Carrasquilla, en El Dorado, donde se encontraba el Estado Mayor de la insurrección de Managua). Pero sus memorias de disgustos personales en el FS carecen de interés (La Maldición de El Güegüense, 2009). Su participación en la Junta fue disminuida por el mando de la troika (hermanos Ortega y Tomás Borge), por la marginación de los teóricos y filósofos marxistas, y del izquierdismo doctrinario de MPU. En ese momento se necesitaban mentes prácticas para el análisis concreto de la situación concreta, y estrategia política. En cuanto a la marginación de Fernando Benavente, teórico de la línea de Althusser y Marta Harnecker, era seguido por un grupo de profesores en la UNAN-Managua y se relacionaba con los de la publicación Pueblo. Pero no se justifica la pintada “aquí vive un contra” en su casa en Bosques de Altamira. El culto necrófilo por la “guerra justa”, la “cruzada” y el “martirio” no lo digo del Frente en general, sino una manifestación medieval del conservadurismo católico socialcristiano.

Gracias por sus comentarios.

* Profesor jubilado, investigador

manuelfvilches@yahoo.es