•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En 1905 Einstein publicó su Teoría de la Relatividad Especial, la que considera el movimiento uniforme (movimiento en línea recta a velocidad constante). Los postulados de esta teoría son sencillos, pero muchos suelen tener problemas con ellos porque contradicen su sentido común. Al respecto, Einstein expresó en 1952 que el sentido común es una colección de prejuicios ya adquiridos cuando uno llega a los 18 años de edad.

Antes de Einstein prevaleció, durante siglos, la visión del universo de Newton. Esta visión implica lo siguiente: Que el tiempo y el espacio son absolutos; es decir, que son siempre los mismos, independientemente de qué observador los mida. Que el universo tiene la misma apariencia para cualquier observador, sin importar la manera en que este se mueva. Que el espacio y el tiempo son cosas separadas e independientes.

Esta visión produjo un grupo de leyes formuladas desde una “perspectiva divina”; era una visión de un universo absoluto, visto con los ojos de Dios. La Teoría de la Relatividad Especial, en cambio, implica lo siguiente:

Que no existe una “perspectiva divina” de un universo absoluto. Que lo único que podemos hacer es comparar nuestra perspectiva con las de otros observadores. Que toda la información que tenemos es transmitida por la luz, cuya velocidad no es infinita (es muy grande, pero no infinita). Que el espacio y el tiempo, ambos relativos, no son cosas separadas e independientes sino que están indisolublemente unidos en lo que ahora denominamos el “tejido espacio tiempo”. No puede haber espacio sin tiempo, ni tiempo sin espacio.

El resultado de esta visión es una relatividad irreductible de nuestra perspectiva del mundo físico. Los postulados fundamentales de la Teoría de la Relatividad Especial son los siguientes:

Las leyes de la física son las mismas para todos los observadores con movimiento uniforme. Esto implica que no existe un estado de “reposo absoluto” y que cada observador que tenga un movimiento uniforme puede considerarse a sí mismo como “en reposo”. La velocidad de la luz en el vacío es la misma para todos los observadores, independientemente de su movimiento. Esto implica que la velocidad de la luz es una constante universal. Ningún objeto puede viajar a una velocidad mayor que la de la luz. Esto implica que no se puede ni enviar ni recibir información a una velocidad mayor que esa.

Estos postulados implican que los resultados de la medición del tiempo, de la longitud y de la masa dependen del movimiento del observador que realice dicha medición; es decir, que el tiempo, el espacio y la masa no son absolutos, sino relativos. Esta consecuencia ha sido objeto de amplias e inobjetables demostraciones que no podrían ser expuestas en un artículo de opinión como este, por la limitación de espacio. Otras de las consecuencias de la Teoría de la Relatividad Especial es que la masa y la energía son equivalentes. Es decir, la energía contenida en una masa dada es el valor de dicha masa multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado; una energía enorme. Esto implica que quienes afirman que un ente espiritual es pura energía, en realidad implican que dicho ente es material, no espiritual. Una partícula que no tenga masa, necesariamente debe moverse a la velocidad de la luz.

La Teoría de la Relatividad Especial ha sido puesta a prueba en numerosos experimentos y ha resultado siempre exacta. Newton consideraba la gravedad como una fuerza que actúa a distancia y de manera instantánea. Esto contradice la Teoría de la Relatividad Especial, que postula que nada puede viajar a una velocidad mayor que la de la luz, por lo que nada puede actuar de manera instantánea.

A Einstein le tomó diez años resolver esta contradicción. Lo hizo con su Teoría de la Relatividad General, publicada en 1915. Considera el movimiento acelerado (no uniforme): la gravedad no es una fuerza de acción instantánea sino una deformación del tejido espacio-tiempo ocasionada por la presencia de la materia. Los efectos de la Teoría de la Relatividad Especial son significativos sólo a velocidades enormes y a grandes distancias. Por eso, las leyes de Newton, aunque esencialmente incorrectas, siguen usándose en muchos casos, incluidos los viajes espaciales.

* Ingeniero y músico

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus