•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En los últimos meses hemos leído artículos de fondo sobre la Universidad Nacional escritos por expertos en el tema de la educación superior, exrectores, pedagogos, etc. También se ha escrito acerca de universidades privadas. Mucho se ha hablado de aspectos teoréticos o conceptuales sobre tendencias mundiales, reformas curriculares, autonomía, vínculo universidad y producción, investigación universitaria y tecnología, bicentenario, etc.

Pero el asunto es que nadie ha dicho de qué manera concreta hay que comenzar a cambiar a la Universidad Nacional –porque el cambio es justo y necesario- o por lo menos yo no lo he leído nada claro y directo. Ante este vacío práctico y concreto, sin pretender pasar por lumbrera, propongo los siguientes pasos, algunos de los cuales ya los señalé en un artículo sobre el bicentenario universitario, publicado el 20 de enero pasado:

Reformar sustancialmente la Ley de Autonomía Universitaria o Ley No. 89 para crear una sola Universidad Nacional. Los tiempos del CNES, de los delegados del gobierno central ante las universidades y los mejores tiempos del CNU ya pasaron. ¿Qué intereses pueden oponerse a dicha reforma?

Suprimir toda ayuda económica del Estado de Nicaragua a cualquier universidad privada. Todas las universidades privadas son básicamente negocios, lo cual nadie puede negar; ellas deben ser auto-sostenibles y pueden ser capaces de becar a quienes deseen becar (sólo tienen que reducir un poco la plusvalía o margen de ganancias).

Reducir el número de Rectores, Vice-rectores y Secretarios Generales. Un solo Rector y un solo Secretario General pueden ser suficientes. Hay que disminuir la burocracia. Existen demasiados cargos, altos de por sí, que consumen salarios tan bien altos. Esta puede ser una forma de ahorrar y aprovechar mejor el dinero del 6%.

Desaparecer el binomio UNAN-León y UNAN-Managua para que exista una sola Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua. Todos los altos cargos burocráticos super-numerarios, generalmente son altamente calificados, por lo cual es mejor que dirijan sus energías a la actividad científica, investigativa y docente. Los cargos burocráticos embrutecen, nos dijo muchas veces, en el Consejo Superior Universitario, el ex-Rector de la UNAN-León, Dr. Octavio Martínez Ordóñez, al inicio de la década de 1990. No se debe olvidar el ejemplo concreto de Wilhelm Röntgen, que siendo Rector de la Universidad de Würzburg, Alemania, descubrió los rayos X en 1895. Además, faltan profesores; pero frecuentemente es más fácil que en las universidades nacionales contraten a un conductor o una afanadora, que a un profesor nuevo y cualificado. Estas pueden ser las medidas iniciales.

leninfisher.blogspot.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus