•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Impresa en Bogotá, Colombia, esta obra magna apareció en mayo de este año, copiosamente ilustrada con fotografías a color. Pero su contenido es mucho más amplio: además de los geográficos, comprende los aspectos culturales e históricos de cada uno de los quince departamentos y de las dos regiones autónomas del país.

Su autor es Jaime Íncer: amigo, maestro, biólogo, astrónomo, ambientalista, historiador y hasta fotógrafo, quien anota en la presentación: He gozado la experiencia de haber recorrido todo el país en los últimos cuarenta años, con la mente y el ojo abiertos a cuanta imagen se presentaba durante los viajes. Fui siguiendo las rutas de viajeros y exploradores de los siglos pasados, como también comprobando lo señalado por los investigadores modernos que estudiaron los variados elementos del paisaje, en los campos de la geología, el clima o la ecología, según el caso. Estos aspectos, por lo general, pasan inadvertidos, o no llaman la atención a la mayoría de los viajeros que hoy en día recorren Nicaragua por sus diversos rumbos.

Se trata, pues, de un aporte científico —expuesto en prosa amena y precisa— que incluye mapas sobre la geomorfología, la orografía, la hidrología, el clima, la ecología y la demografía de Nicaragua. Al respecto, llama la atención que entre las ciudades más populosas del país Tipitapa (con 80,000 habitantes) comparta el séptimo lugar con Matagalpa, precedidas de Managua (1,500,000), León (155,000), Chinandega (130,000), Masaya (125,000), Granada (93,000) y Estelí (90,000).

La utilidad de esta obra está a la vista. Más aun: ofrece un novedoso anexo sobre las aves departamentales, consistente en una propuesta que no tendrá objeción alguna. A saber: promover para cada departamento y región autónoma la imagen de una especie en particular, que pudiera considerarse como el Ave Local. Para este efecto, se consideraron varias alternativas, tales como la presencia recurrente del ave o su exclusividad en la región; su primer registro histórico o las primeras descripciones dadas por exploradores y científicos que visitaron Nicaragua en el pasado.

Así tenemos que Íncer Barquero propone para aves representativas a las siguientes: la Urraca (Rivas), la Oropéndola (Granada), el Chocoyo del volcán (Masaya), la Saltapiñuela (Carazo), el Senzontle (Managua), el Nazareno (León), el Chichiltote (Chinandega), la Perdiz Montañera (Nueva Segovia), el Cierto Guís (Madriz), el Alma de Perro (Estelí), el Pájaro Campana (Jinotega), el Aguilucho Negro (Matagalpa), el Guís (Boaco), el Sargento (Chontales), la Lapa Verde (Río San Juan), el Pavón (la RAAN) y el Águila Harpía (RAAS).

También cabe indicar de cada departamento y región autónoma se presenta un mapa físico y otro político, la posición astronómica, antecedentes históricos, geomorfología, costas e islas (si las hubiere), ríos, clima y vegetación, tabla de municipios, poblaciones y vida económica, aparte de atractivos turísticos. Es decir, toda una guía actualizada y enciclopédica.

Por otra parte —señala el autor— el estudio presente del paisaje geográfico y del estado de los recursos naturales en cada región representan un indicador más realista para el desarrollo sustentable del país, que simplemente planificarlo desde un escritorio con información incompleta y sin los mapas a la vista. Y concluye: “Creo que maestros y alumnos tendrán una nueva visión y dimensión de cada departamento del país con la lectura de esta obra. Confío que la gran mayoría de la población rectificará su visión de la patria al recorrer una geografía, tan impositiva y apasionante como es la nuestra”. Por algo, de acuerdo con un ensayista centroamericano de los años sesenta, Nicaragua sigue siendo “la revelación poética del Cosmos”.

* Secretario de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua

cap99ni@yahoo.com