•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Se debe transformar la Universidad Agraria, UNA, y la Universidad de Ingeniería, UNI, en facultades de Ciencias Agropecuarias y Facultad de Ingeniería, respectivamente. Si alguien está en contra de tal cosa, que nos muestre 50 o 100 patentes e invenciones. Todas las facultades pasarían a tener escuelas (lo cual no es nada deshonroso).

Hay que suprimir toda escuela, facultad o anexo de tipo privado dentro de los recintos de la Universidad Nacional, como ha sucedido en la UNI.

Debe fundarse el primer Instituto Tecnológico de Nicaragua, adjunto a la Universidad Nacional.

Habría que darle más valor y prioridad a las investigaciones, monografías o tesis que los estudiantes de pre-grado y posgrado realicen. La construcción del conocimiento y la experimentación del mismo para producir más conocimiento, es indispensable. Fortalecer la investigación en el nivel de posgrado, donde con frecuencia podemos encontrar que los graduandos tienen serias dificultades para resumir sus propias investigaciones o ni siquiera hacen un resumen de su informe final. ¿Cuál es entonces la evidencia que se lega como ciencia en las bases de datos digitales?

No debe permitirse la reelección de las máximas autoridades como rectores, vicerrectores, secretarios generales, decanos y directores de escuela. Así, durante un período tendrán que dedicar su mejor esfuerzo para el avance universitario. Es ampliamente aceptado como principio gerencial que todos los cargos administrativos deben rotarse; un burócrata después de 3 o 4 años en el cargo termina viendo todo bien, pasa inadvertidos los problemas, se acomoda y rehúye enfrentar con soluciones verdaderas y eficaces los males.

Que todas las máximas autoridades (rectores, vicerrectores, decanos, vicedecanos, secretarios, etc.) se dediquen a tiempo completo a sus labores administrativas o gerenciales, es decir, que estén exentos de ejercer la docencia (para eso están los demás profesores) porque hace falta tiempo para dirigir correctamente.

Reafirmar claramente, en la Ley de Autonomía reformada, que son los Consejos Facultativos (decano, vicedecano, secretario y demás miembros), los que deciden contratar o despedir a profesores. La decisión de la contratación de profesores que cumplan los requisitos no debe ser tomada por los grupos de presión internos (sindicatos, gremios, claustro de profesores de un departamento etc.).

Para decisiones tan importantes como la mencionada, están el decano y los Consejos Facultativos. Estos son cambios para avanzar.

 * Médico

leninfisher.blogspot.com