•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Lo parten sin asco a puro güirrasos”; “Tasajean a La Rata”. Es pan cotidiano leer titulares como los de la muestra en el programa de noticias del TN8, sin duda para captar, de la manera más “ocurrente” posible, la atención del televidente y lograr un mejor “raiting” para la televisora.

Claro, al titular no debe faltar la imagen (una buena imagen dice más que mil palabras), ahí vemos a La Rata a todo color y en el propio lugar de los hechos, mostrando sus brazos y piernas laceradas por el filo del machete, la cabeza que sangra a mares por el pelo, y las manos del “ágil periodista” separándole el cabello para que el espectador de noticias vea donde está la más severa lesión que le dejaron al roedor.

Pero, déjeme querido lector, citarle con su debida venia otros titulares tan “sugerentes” como los mencionados: “Le dieron por Detroit”… “Pleito por un cagadero”… “Pegó el tamarindazo” y “Por nadita se la cortan”.

El primero para comentar la violación de que fue víctima un pobre sujeto de los barrios pobres de Managua, el segundo para mostrar la capacidad de insultos de dos grupos familiares que pelean por una letrina, el tercero para describir “con mayor propiedad” el golpe de un desdichado que cayó de un árbol al querer cortar un mango, y el último para corroborar que a un fulano le hirieron sus genitales.

Sin comentarios, aquí le endoso, lector mío, otras muestras de ese culto y formativo modo de titular: “Chavalo se gana enorme turqueada”… “La metió todita… y se estrelló”… “Le pusieron los cachos al señor”… “Estelianos vaciados con misterioso muñeco”…. “El Repollo quería cabra ajena”… “Vivienda casi se pega mecha”.

Esta clase de “periodismo de escarnio” también es común y corriente en algunos medios de comunicación radial. “Radio Ya” es más innovadora, en sus noticieros no sólo hace una charlatanería cínica de las desgracias de los pasajeros de tercera clase sino que dramatiza con quejidos, suspiros y “frases frescas” sobre todo los sucesos de sexo o las tragedias de violencia de género.

Que son las emisoras sandinistas la que lo hacen –alguien me dijo-. Eso es más criticable, más lastimoso, más repudiable, pero he escuchado y visto que el ejemplo cunde y la noticia pavorosa, negra, cínica y tenebrosa parece peste bubónica, avanza no sólo en la capital sino en los departamentos y municipios.

¿Dónde se enseña un periodismo de este talante? ¿Es periodismo hacer escarnio de los más pobres, en tanto los de leva y corbata (que pueden defenderse) son intocables? ¿Será lícita tanta vulgaridad y degeneración en nuestros medios de comunicación?

Ese anti-periodismo es a todas luces un comercio letal con la sangre del prójimo. Algo igual a la “Plasmaféresis” que se instaló en tiempos de Somoza para explotar el último hálito de vida de los nicaragüenses pobres.

¿No creen ustedes que todas las organizaciones gremiales periodísticas deberían preguntarse qué papel les corresponde desempeñar ante tanta degeneración? ¿Y qué pueden decir los dueños de medios que también la permiten?

¿No creen queridos colegas que ha llegado el momento de reunirnos a considerar y tomar decisiones sobre el tipo de periodismo que estamos haciendo? ¿Será ese un periodismo apropiado para el Pueblo Presidente o para los que añoran con dolor que vuelvan “los tiempones”?.

Hemos olvidado la esencia humanística del periodismo y hemos convertido tan noble profesión en un mercado de antivalores, amarillismo y frivolidad.

Es tiempo de replantear qué es el periodismo, cuál es la verdadera función de los periodistas, qué papel juegan los dueños de medios en todo el proceso de la comunicación social y qué enseñanza periodística deben proporcionar las numerosas escuelas de periodismo que existen en el país.

* Primer presidente del Colegio de Periodistas de Nicaragua y catedrático de Periodismo