•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Unos 80 millones de electores están convocados a las urnas el domingo 1 de julio para elegir el próximo presidente de los Estados Unidos Mexicanos para el sexenio 2012-2018, y según los últimos sondeos 9 de cada 10 ciudadanos saben que hay elecciones.

Se votarán 628 curules del Congreso (500 Diputados y 128 Senadores), así como la autoridad del Gobierno en el Distrito Federal, entre más de dos mil cargos públicos.

En el último debate convocado por el Instituto Federal Electora, IFE, celebrado la semana pasada en Guadalajara, Jalisco, la segunda ciudad más importante del país, permitió a los postulantes repetir sus plataformas y hacer promesas para mejorar el empleos, aumentar salarios, la educación y reducir la pobreza y sobre todo la violencia. El coloquio alcanzó un histórico 22.6% de audiencia, unos 15 millones de televidentes.

El actual líder en la mayoría de las encuestas nacionales, Enrique Peña Nieto, EPN, del opositor Partido Revolucionario Institucional, PRI, señaló que México requiere tomar un “nuevo rumbo” para lograr la consolidación de la democracia y predicó su oferta de “Gobierno eficaz”. El candidato del Partido de la Revolución Democrática, PRD, Andrés Manuel López Obrador, AMLO, pidió a sus compatriotas votar “sin miedo al cambio” y que la estrategia contra la violencia es “Abrazos, no balazos”.

Josefina Vázquez Mota, JVM, del oficialista Partido Acción Nacional, PAN, trató de dar la vuelta a su campaña al criticar enérgicamente al puntero y fue la que probablemente ganó el debate con sus agresivos ataques, pero su buen desempeño llega tarde. El ambientalista y economista, Gabriel Quadri de la Torre (Quadri) del Partido Nueva Alianza, PANAL, mostró su fortaleza de no ser “el político de siempre” y proporcionar respuestas coherentes.

Después del debate y según los sondeos, todo demuestra que la contienda queda entre Peña Nieto y AMLO. Las últimas encuestas sitúan a López Obrador en segundo lugar, desde que hace un mes los estudiantes de la Universidad Iberoamericana (Jesuitas) criticaran a Peña Nieto iniciando un movimiento llamado “Yo soy 132”, que se definió a sí mismo como apartidista, pacífico, sin líderes, pero en contra del PRI.

La firma Consulta-Mitofsky, dio a conocer el 15 de junio su más reciente investigación sobre las presidenciales. En las preferencias electorales brutas señalan que EPN logra 37.8%; AMLO 24.0%; JVM 21.6%; Quadri 1.9% y la no respuesta es de 14.7%. Cuando esas preferencias se hacen efectivas, observamos que en los tres días posteriores al debate EPN logra 44.3%; AMLO 28.1%; JVM 25.3% y Quadri 2.3.

Las campañas políticas están en un período de ataques, dejando fuera las propuestas, y los aspirantes sufren una pérdida de imagen incrementando sus negativos. Comparando Mitofsky con otras 6 encuestadoras (Excélsior, OEM, Reforma, Milenio, El Universal y Uno TV) el promedio para EPN es 42.4%, AMLO 29.3%; JVM 24.9% y Quadri 3.4%

Otros informes manifiestan que EPN y AMLO lideran entre hombres, JVM entre las mujeres. AMLO ha logrado diversificar las preferencias en todos los grupos de edad y EPN remonta su favoritismos de 32% hasta 39% conforme aumenta el grupo de edad; por regiones, EPN aventaja claramente en el norte al PAN y en el sur al PRD, y va abajo del PRD en el centro del país.

El 19% de los ciudadanos dicen que piensan votar en forma diferenciada en las boletas de presidente y diputado, hace 6 años ese porcentaje era 24%. Hoy las preferencias están en 35% para PRI-PVEM, 23% para el PRD, que desde la semana pasada superaron el PAN que ahora tiene 20% y PANAL 2%.

Un interesante antecedente de Mitofsky señala que en las presidenciales del 2000, las encuestas mostraban un empate (1% arriba Labastida (PRI) en el promedio y 1% adelante Vicente Fox (PAN) en los sondeos) y el resultado no fue ese ya que Fox gano por 6%. En el 2006, a mediados de junio AMLO superaba a Felipe Calderón por 2% en el promedio y por 3% en la encuesta Mitofsky, el resultado fue mucho más cerrado. Hoy el cociente de encuestas le da a Peña Nieto una ventaja de 14% en el promedio y en los sondeos Mitofsky.

Pero varios encuestadores afirman que en la recta final hay un ambiente de “polarización” y una tendencia al recorte progresivo de diferencia entre el favorito EPN y su rival AMLO. El politólogo Roy Campos apuntó: “Hay un candidato con más probabilidades de ganar, pero no tiene la certeza de ganar” y agregó: “Faltan quince días y van a ser los más intensos de la campaña. La encuestadora Ana C. Covarrubias, fundadora de Demotecnia, consideró “normal” que el electorado “sienta cierto desconcierto” en torno a quién creerle y qué encuesta “es la buena”.

Faltan pocos días y nada está escrito, sobre todo cuando el 15 % del votante está indeciso. Sea cual sea el resultado final, serán unas elecciones no aptas para cardíacos.

¡Suena la campana!

 

* Periodista y consultor

internacional

México: elecciones de infarto

Unos 80 millones de electores están convocados a las urnas el domingo 1 de julio para elegir el próximo presidente de los Estados Unidos Mexicanos para el sexenio 2012-2018, y según los últimos sondeos 9 de cada 10 ciudadanos saben que hay elecciones.

Se votarán 628 curules del Congreso (500 Diputados y 128 Senadores), así como la autoridad del Gobierno en el Distrito Federal, entre más de dos mil cargos públicos.

En el último debate convocado por el Instituto Federal Electora, IFE, celebrado la semana pasada en Guadalajara, Jalisco, la segunda ciudad más importante del país, permitió a los postulantes repetir sus plataformas y hacer promesas para mejorar el empleos, aumentar salarios, la educación y reducir la pobreza y sobre todo la violencia. El coloquio alcanzó un histórico 22.6% de audiencia, unos 15 millones de televidentes.

El actual líder en la mayoría de las encuestas nacionales, Enrique Peña Nieto, EPN, del opositor Partido Revolucionario Institucional, PRI, señaló que México requiere tomar un “nuevo rumbo” para lograr la consolidación de la democracia y predicó su oferta de “Gobierno eficaz”. El candidato del Partido de la Revolución Democrática, PRD, Andrés Manuel López Obrador, AMLO, pidió a sus compatriotas votar “sin miedo al cambio” y que la estrategia contra la violencia es “Abrazos, no balazos”.

Josefina Vázquez Mota, JVM, del oficialista Partido Acción Nacional, PAN, trató de dar la vuelta a su campaña al criticar enérgicamente al puntero y fue la que probablemente ganó el debate con sus agresivos ataques, pero su buen desempeño llega tarde. El ambientalista y economista, Gabriel Quadri de la Torre (Quadri) del Partido Nueva Alianza, PANAL, mostró su fortaleza de no ser “el político de siempre” y proporcionar respuestas coherentes.

Después del debate y según los sondeos, todo demuestra que la contienda queda entre Peña Nieto y AMLO. Las últimas encuestas sitúan a López Obrador en segundo lugar, desde que hace un mes los estudiantes de la Universidad Iberoamericana (Jesuitas) criticaran a Peña Nieto iniciando un movimiento llamado “Yo soy 132”, que se definió a sí mismo como apartidista, pacífico, sin líderes, pero en contra del PRI.

La firma Consulta-Mitofsky, dio a conocer el 15 de junio su más reciente investigación sobre las presidenciales. En las preferencias electorales brutas señalan que EPN logra 37.8%; AMLO 24.0%; JVM 21.6%; Quadri 1.9% y la no respuesta es de 14.7%. Cuando esas preferencias se hacen efectivas, observamos que en los tres días posteriores al debate EPN logra 44.3%; AMLO 28.1%; JVM 25.3% y Quadri 2.3.

Las campañas políticas están en un período de ataques, dejando fuera las propuestas, y los aspirantes sufren una pérdida de imagen incrementando sus negativos. Comparando Mitofsky con otras 6 encuestadoras (Excélsior, OEM, Reforma, Milenio, El Universal y Uno TV) el promedio para EPN es 42.4%, AMLO 29.3%; JVM 24.9% y Quadri 3.4%

Otros informes manifiestan que EPN y AMLO lideran entre hombres, JVM entre las mujeres. AMLO ha logrado diversificar las preferencias en todos los grupos de edad y EPN remonta su favoritismos de 32% hasta 39% conforme aumenta el grupo de edad; por regiones, EPN aventaja claramente en el norte al PAN y en el sur al PRD, y va abajo del PRD en el centro del país.

El 19% de los ciudadanos dicen que piensan votar en forma diferenciada en las boletas de presidente y diputado, hace 6 años ese porcentaje era 24%. Hoy las preferencias están en 35% para PRI-PVEM, 23% para el PRD, que desde la semana pasada superaron el PAN que ahora tiene 20% y PANAL 2%.

Un interesante antecedente de Mitofsky señala que en las presidenciales del 2000, las encuestas mostraban un empate (1% arriba Labastida (PRI) en el promedio y 1% adelante Vicente Fox (PAN) en los sondeos) y el resultado no fue ese ya que Fox gano por 6%. En el 2006, a mediados de junio AMLO superaba a Felipe Calderón por 2% en el promedio y por 3% en la encuesta Mitofsky, el resultado fue mucho más cerrado. Hoy el cociente de encuestas le da a Peña Nieto una ventaja de 14% en el promedio y en los sondeos Mitofsky.

Pero varios encuestadores afirman que en la recta final hay un ambiente de “polarización” y una tendencia al recorte progresivo de diferencia entre el favorito EPN y su rival AMLO. El politólogo Roy Campos apuntó: “Hay un candidato con más probabilidades de ganar, pero no tiene la certeza de ganar” y agregó: “Faltan quince días y van a ser los más intensos de la campaña. La encuestadora Ana C. Covarrubias, fundadora de Demotecnia, consideró “normal” que el electorado “sienta cierto desconcierto” en torno a quién creerle y qué encuesta “es la buena”.

Faltan pocos días y nada está escrito, sobre todo cuando el 15 % del votante está indeciso. Sea cual sea el resultado final, serán unas elecciones no aptas para cardíacos.

¡Suena la campana!

 

* Periodista y consultor

internacional