•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Manifiestan los estudiosos Didriksson y Herrera en el documento “La Nueva Responsabilidad Social y la Pertinencia de las Universidades”, que estas “tienen una responsabilidad y un compromiso fundamental con los objetivos, la voluntad general y los intereses de esta sociedad que está cambiando; son parte de ella, y al mismo tiempo son instituciones que tienen funciones y un sentido educativo y cultural quizás único, por las características de su propia organicidad y su identidad histórica”.

Agregan que “la universidad con responsabilidad social debe trabajar desde la perspectiva de sus tareas académicas y de sus funciones sustantivas, al servicio del bien común y el desarrollo colectivo, por encima de intereses individuales o grupales”.

Según la Unesco, es importante la participación de la comunidad de la Educación Superior en la búsqueda de soluciones a problemas humanos apremiantes como la demografía, el ambiente, la paz, el entendimiento internacional, la democracia, los derechos humanos. La mejor manifestación de la pertinencia de la Educación Superior tal vez sea la variedad de “servicios docentes” que presta a la sociedad.

Por eso es necesario reflexionar sobre el nuevo sentido de estos términos en el contexto actual, pues las universidades no pueden limitarse a organizarse para ofrecer una respuesta simple a las demandas de la economía, sino que deben considerar los desafíos, retos y escenarios de la sociedad frente a las grandes transformaciones que ocurren.

La responsabilidad social y la pertinencia de las universidades, entonces, abarca un amplio conjunto de acciones y procesos que tienen como objetivo responder desde su propia dinámica al impulso de los cambios necesarios que deben emprenderse desde la necesaria articulación al nuevo contexto que está surgiendo, y hacerlo de manera prospectiva, oportuna, eficaz y con un alto sentido ético.

Por su parte, François Vallaeys en colaboración con Luis Carrizo, han considerado cinco componentes centrales que constituyen “metas políticas” esperables para el desarrollo de una estrategia integral y sustentable para la Responsabilidad Social Universitaria:

Una política de gestión ética y calidad de vida institucional, que permita la mejora continua del comportamiento ético y profesional cotidiano de la comunidad universitaria, a partir de la promoción, en las rutinas institucionales, de valores socialmente responsables.

Una política de gestión medioambiental responsable que permita a la comunidad universitaria mejorar continuamente en su comportamiento ecológico cotidiano, orientado hacia el uso inteligente y respetuoso del medio ambiente.

Una política de participación social responsable que permita a la comunidad universitaria y a sus colaboradores externos mejorar continuamente en su comportamiento social solidario para la promoción del Desarrollo Humano Sostenible.

Una política de formación académica socialmente responsable que permita lograr un perfil del egresado como profesional con aptitudes de solidaridad y responsabilidad social y ambiental, en el marco de una verdadera formación integral e íntegra.

Una política de investigación socialmente útil y gestión social del conocimiento que permita asegurar la generación y transmisión de conocimientos interdisciplinarios congruentes con el Desarrollo Humano Sostenible, tanto en su temática como en su proceso de construcción y difusión.

En numerosos países de Latinoamérica donde las actividades de extensión universitaria han dejado de ser eventos esporádicos supeditados a la buena voluntad de sus actores, para convertirse en actividades permanentes e institucionalizadas que comprenden una parte muy significativa del quehacer universitario, lo que se demanda es una estructura administrativa adecuada y un conjunto de recursos necesarios para el cabal cumplimiento de los objetivos propuestos.

* Ingeniero agrónomo. Facultad de Ciencias Agrarias, UCC León