Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

En un intento por persuadir a los diputados de la Asamblea Nacional de aprobar el anteproyecto de Ley de Control de Tabaco, los estrategas corporativos de las dos transnacionales de tabaco más importante del país --BATCA y Phillip Moris--, están apostando al lobbying. Mientras, los principales medios de comunicación de Nicaragua --con la excepción de EL NUEVO DIARIO-- deciden callar sobre este tema de salud pública, no cuestionando la supuesta Responsabilidad Social Corporativa. RSC, de las tabacaleras.

¿Es válida la estrategia de los representantes corporativos? Desde luego que sí. Debido al contexto mundial, no les queda otra herramienta que apostar al lobbying. No es para menos. El primer motivo es que el Ministerio de Salud de Nicaragua ha demostrado, según datos estadísticos de 2006, que el 30 % de morbilidad a nivel nacional ha sido provocado por el consumo de tabaco.

Segunda razón: estudios científicos del Instituto de Cáncer de Estados Unidos señalan que las mujeres se han convertido en el principal target de consumo dentro de las estrategias de marketing de las tabacaleras. Se calcula que el 25% de ellas fuman. Además, una reciente investigación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) arrojó que los menores se han convertido en un grupo silencioso, con alto índice de consumo de cigarrillos.

Ambos resultados, en el corto plazo, suponen que también los estrategas deben tener listo un Plan de Administración de Crisis, para saber cómo actuar cuando los grupos de presión, movimientos de mujeres y organizaciones a favor de la niñez y la adolescencia, alcen sus voces en contra de las tabacaleras por daños a la salud pública, y exijan a los diputados aprobar en los términos actuales el proyecto de Ley Control del Tabaco. Ante la pasividad de los principales medios de comunicación de poner en agenda este tema, este escenario es poco probable.

Para nadie es un secreto que cualquier estrategia de lobbying tiene como fin “persuadir a funcionarios públicos por los mecanismos que sean”, para alcanzar intereses legales de grupos de poder.

Tercera razón: todos los pronósticos indican que para los estrategas corporativos en estos momentos tampoco hablarán más de Responsabilidad Social Corporativas, como parte de su estrategia y respaldada desde luego, por los principales medios de comunicación en Nicaragua a través del silencio de estos.

Curiosamente, durante una entrevista a mediados de los noventa, el padre teórico de las Relaciones Públicas, Edwards Bernays, dijo que dentro de sus aportes a la evolución de la disciplina se arrepentía de haber sido uno de los pioneros de elaborar campañas masivas para promover el consumo del tabaco en las mujeres, después de la depresión económica mundial 1929.

Estas declaraciones demuestran que las tabacaleras, desde hace mucho tiempo, dejaron de apostar en las relaciones públicas para elaborar sus estrategias de comunicación en tiempo de crisis, puesto que el espíritu del verdadero ejercicio de esta disciplina se basa en mensajes creíbles.

Hasta el momento, públicamente, la estrategia de lobbying de los estrategas corporativos parece estar dirigida únicamente a los diputados. Sin embargo, el silencio de los principales medios de comunicación sobre este tema de salud pública trae a colación la película The Insider (El Informante), un best seller en temas corporativos y medios de comunicación, donde claramente se demuestra cómo los dueños de medios de comunicación (CBS), para no afectar sus intereses con la transnacional Phillip Moris, evitan publicar un reportaje sobre las serias consecuencias del tabaco en los consumidores de Estados Unidos.

Existe un compromiso del Estado de Nicaragua, mediante el Convenio Marco para el Control del Tabaco, de aprobar una ley que frene esta muerte silenciosa --la cual está demostrado que también tiene rostro de mujer y niñez--. Ahora está por verse cuál será la decisión de las fuerzas políticas en la Asamblea Nacional. Para los dueños de los principales medios de comunicación continúa siendo un desafío poner en agenda este tema de salud pública, y cuestionar a la industria tabacalera sobre el discurso insólito de Responsabilidad Social Corporativa.

De seguir el silencio de parte de los medios de comunicación, sólo se estará evidenciando la alianza de estos a favor de los intereses de este grupo de poder. Además, con su actitud pasiva, los medios de comunicación están obviando su compromiso social de informar a la opinión pública sobre las serias consecuencias del consumo del tabaco en el país. Ahora, si la industria tabacalera logra su objetivo --con la complicidad de los principales medios de comunicación--, seguramente los estrategas corporativos se llevarán el premio en lobbying 2008 en Nicaragua, que se entrega en la cuna del lobbying en el Capitolio de la Casa Blanca. ¡Ojalá que no¡ Todavía hay tiempo para que los principales medios de comunicación recapaciten y demuestren su independencia ante el resto de los Poderes, y sigan gozando de su principal recurso intangible: la credibilidad.

*Investigador en relaciones públicas y medios de comunicación.