•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Surgen de la nada, como fantasmas, tienen un ascenso increíble, de la noche a la mañana ostentan poder y riquezas. En la época medieval se decía que tenían pacto con el diablo, ahora sabemos que son simple y llanamente narcotraficantes: dinero fácil a través del lavado de dinero, de la comercialización con la cocaína y otros estupefacientes.

Muchos son hasta filántropos: construyen hospitales y regalan casas, hacen donaciones a entidades benéficas sin pedir recibo. Son unas “estrellas” del mundo actual: defendidos por policías, magistrados, jueces, abogados, notables. En definitiva todos quieren ser sus amigos, nadie su enemigo.

Ellos son los que con su poder económico corrompen los cuerpos de seguridad, la justicia y hasta a las amas de casa. Por ellos muchos jóvenes están dispuestos a matar, robar y extorsionar. No tienen escrúpulos, aunque se presentan como personas honorables.

Ante la pregunta: ¿de dónde procede tanta riqueza? La falsa respuesta es: “del trabajo honrado”. Pero mientras usted trabaja honradamente y paga sus impuestos, a ellos les llueve el dinero obtenido del narcotráfico. Mientras usted le predica a la juventud la necesidad de alejarse de las drogas, ellos inundan el mercado con estupefacientes, sin preguntarse sobre las graves consecuencias.

Mientras usted critica y lucha contra la corrupción estatal y policial, ellos sobornan a diestra y siniestra, llenándose de amigos por todos lados. Amigos de mucho poder e influencia. Y así nos meten en una vorágine, en la que al final todos terminamos como víctimas, incluyendo a los mismos reyes del narcotráfico.

Pablo Emilio Escobar Gaviria, llamado “El Doctor”, “El Patrón”, “Don Pablo”, fue y sigue siendo el capo de los capos, al que muchos quieren imitar. Llegó a tener tanto dinero que nadaba en el mismo; el dinero fue tanto que al final no podía comprar ni un pedazo de pan. De todo el poder y la fama, al final solo quedó la pesadilla y un hombre gordo y barbudo tirado en un tejado.

¡Despierte, amigo, las drogas hacen ricos a unos pocos y destruyen a millones!

* Especialista en medicina interna

carmona837@hotmail.com