•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las personas en sus relaciones de sociedad, para defender intereses comunes se unen económicamente, gremial, política y socialmente. Por ejemplo: los asalariados se organizan en sindicatos; los empresarios en cámaras empresariales; los políticos en partidos políticos; la sociedad civil en asociaciones sin fines de lucro; los profesionales en c colegios. El Estado mediante leyes facilita las condiciones de organización.

Los trabajadores tienen el Código Laboral; los partidos políticos, la Ley Electoral; los empresarios, el Código de Comercio; la sociedad civil, la Ley 147, Ley de personas jurídicas civiles sin fines de de lucro, y los profesionales tienen la Ley 588, Ley General de Colegiación y de ejercicio profesional.

Cada sujeto social, profesión u oficio debe de buscar la vía más coherente de agrupación, pues sería un absurdo que los asalariados se organicen en cámaras empresariales, cuando no son empresarios; que la sociedad civil se organice en colegios de profesionales, cuando no poseen título universitario; que los profesionales médicos, contadores públicos, ingenieros o abogados se organicen en asociaciones sin fines de lucro.

En otras palabras cada gremio si quiere alcanzar el éxito en la rama respectiva, deberá organizarse, no donde le plazca, sino en el ámbito de su competencia, previamente determinado por el Estado.

El punto medular de este artículo es establecer las diferencias sustanciales entre asociaciones y colegios de profesionales. Ciertamente ambas figuras tienen vida legal por Ley de la República: la primera la rige la Ley No. 147, de marzo de 1992, y la 588 entró en vigencia con La Gaceta Diario Oficial No. 9, del 14 de enero de 2008.

La Ley 147 regula a las personas jurídicas civiles sin fines de lucro, incluidas las religiosas. Su integración es de carácter voluntario. Cinco personas mediante escritura pública pueden constituir una asociación. La esfera de acción puede ser departamental o nacional, todo depende de la voluntad de sus integrantes.

La Asamblea Nacional, mediante decreto legislativo, otorga la personería jurídica; el decreto y estatutos deben publicarse en La Gaceta Diario Oficial.

La Asociación debe inscribirse en el Ministerio de Gobernación; llevan Libro de Actas de Asociados, Libro de Contabilidad, cuyos documentos serán sellados por el Mingo y cada año debe de reportar al órgano administrativo informe de ingresos. Para funcionar legalmente se le extiende un número perpetuo; las asociaciones pueden ser multadas y cancelada su personería; gozan de exenciones fiscales.

La Ley 588 regula los colegios de profesionales, estos se constituyen no mediante decreto, sino por medio de una Ley especial de orden público; su ámbito de acción es nacional; cumple una función social; solamente pueden formar parte del organismo los profesionales con título universitario; el Colegio incorpora, regula y sanciona a los profesionales por violación al Código de Ética; la afiliación es obligatoria; el Colegio podrá emitir timbres profesionales y los fondos serán para beneficio de los colegiados. Las asociaciones sin fines de lucro tienen terminantemente prohibido el uso de la palabra “colegio”.

La iniciativa de ley para la creación del Colegio Profesional, es mediante Certificación Notarial, firmada con un mínimo de 50 profesionales de la misma disciplina académica, convocados públicamente a través de los medios de comunicación social, con 15 días de anticipación.

El registro del Colegio debe hacerse en el Ministerio de Gobernación; gozan de beneficios fiscales y el Estado dará asistencia económica a los colegios para el cumplimiento de sus fines y objetivos.

De conformidad con la Ley 588, 300 profesionales del Derecho en el 2009 introdujeron en la Asamblea Nacional una iniciativa de ley, para conformar el Colegio de Abogados de Nicaragua; sin embargo, han pasado tres años y la solicitud se halla en la tubería legislativa.

* Abogado y Notario Público