•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En los últimos años, Nicaragua ha dado saltos cualitativos, en el ordenamiento jurídico que regula la igualdad de género y el respeto a la dignidad de la mujer.

Aun cuando las nuevas leyes son justas y necesarias, considero que su eficacia está sujeta a la transformación de los patrones o modelos culturales tradicionales que rigen nuestra sociedad, es decir a la evolución de nuestras creencias y prácticas, y, muy especialmente, al desarrollo de la cultura femenina.

La prioridad de la cultura de la mujer, radica en su importancia en la formación del carácter de las nuevas generaciones. Es la principal transmisora de los modelos socioculturales de conducta. Su ejemplo personal en el hogar y los juicios y valores con los que educa a sus hijos y a sus hijas, constituyen la base en que se construye la personalidad de los futuros ciudadanos.

Las nuevas leyes para ser eficaces requieren, sobre todo, de mujeres nuevas, mujeres culturalmente renovadas. Recordemos el aforismo antiguo, según el cual, “más importante que nuevas leyes para el pueblo, son los pueblos nuevos para las leyes”.

Mujeres nuevas, son aquellas que han desterrado de sus conciencias los prejuicios que falsean la realidad de su propio ser, empezando por la creencia de la inferioridad de la mujer, ya que no existe ningún fundamento científico que lo sustente. Al contrario, genéticamente la mujer es superior al varón, es más longeva, vive más que el hombre, es más resistente al dolor físico y al estrés, es tan inteligente como el varón y socialmente se considera a la mujer más responsable y ordenada.

La única diferencia a favor del hombre, es la fuerza muscular, ventaja que en el hombre cavernario, dio lugar al sometimiento de la mujer cavernaria, dando con ello inicio al vía crucis, que a través del tiempo ha recorrido la mujer, con la cruz a cuesta de su inferioridad. (Santiago Argüello. “Mi Mensaje a la Juventud”. 1935).

Mujeres nuevas, son las mujeres que conocen las nuevas leyes que protegen y reivindican a la mujer, y hacen uso correcto de los recursos y servicios que esas leyes establecen.

Mujeres nuevas son aquellas que han interiorizado en sus conciencias y apropiado como normas rectoras de sus vidas, los principios de igualdad, de autonomía y de respeto a la dignidad humana, que promueven las nuevas leyes y consagran la Constitución Política de Nicaragua y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Mujeres nuevas, son las mujeres que respetan la dignidad de las personas y exigen respeto a su propia dignidad.

Mujeres nuevas son las mujeres que tienen conciencia de su propia valía y creen en sí mismas, porque saben que quien no cree en sí mismo no puede lograr que crean los demás.

Mujeres nuevas, son las mujeres que contribuyen con sus ideas y su ejemplo en el hogar, en el trabajo y en la vida, a erradicar los modelos socioculturales de conducta que toleran y fomentan la discriminación y violencia contra las mujeres.

Sin mujeres nuevas, las nuevas leyes pierden eficacia. Las nuevas leyes, como la luz del sol, únicamente nos dan colores de iris, cuando hemos conseguido convertirnos en prisma (Santiago Argüello).

* Psicólogo, Doctor Honoris Causa de la UNAN- Managua

naserehabed@hotmail.com