•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El miércoles 18 de julio leí un escrito titulado “Fue Dios, estúpido”, y me gustaría referirme a comentarios que su autor don Pedro Cuadra hizo. Él dijo que preguntarse qué hubo antes del Universo sería como que una hormiga se pregunte qué hay al final de su recorrido sobre una pelota. Este ejemplo resulta inválido, ya que uno como observador puede determinar el momento en que la hormiga inicia y termina su recorrido sobre la pelota.

Pero vamos con lo que realmente importa. Don Pedro al parecer está claro que el Universo tuvo inicio; estudios astronómicos han demostrado que tanto estrellas como galaxias colapsan en agujeros negros indicando que al Universo la Ley de Entropía le rige, revelando así que no es eterno, y si no es eterno es porque tuvo inicio.

Lo que a don Pedro parece molestarle es la idea de que un Dios lo creó todo, es por eso que para negar su existencia su argumento más profundo es: lo complejo sucede “sin que nadie lo dirija”.

Supongamos que el Universo sucedió de la nada, pero, ¿cuáles son las probabilidades? Gerry Schroeder hace la analogía con letras y sonetos: “Si tomamos el Universo y lo convertimos en chips de computadora, cada chip pesando un millonésimo de un gramo y siendo capaz de procesar 488 intentos a, digamos, un millón de veces por segundo, produciendo letras al azar; el número de intentos podría ser 10 a la 90ª potencia. Nunca crearíamos un soneto por casualidad. El Universo tendría que ser mayor en proporción de 10 a la 600ª potencia”.

Sin embargo unos siguen esperando que después de la explosión de una “triquitraca” común, quede grabado en el suelo la pintura de la Mona Lisa.

Don Pedro cuestiona que si la complejidad del diseño que se ve en el Universo apunta a que hay un creador, entonces ¿cómo es que Dios, siendo aún más complejo, no fue creado por algo también? Afirma que sería “lo mismo decir Universo que decir Dios”.

No, no lo sería. ¡La Luna no es Dios! El Universo no es Dios porque Dios fue quien lo creó. Don Pedro dijo: “Antes del Big Bang no existía el tiempo”. ¡Precisamente! Se sabe que el tiempo está unido al Universo en una especie de dimensión similar a la longitud, altitud o amplitud revelando que el tiempo es también algo creado.

“Antes del Big Bang no existía el tiempo”. Dios como creador del tiempo habita en esta dimensión donde el “tic-tac” no existe, y si no hay “tic-tac” no hay principio ni fin para Él. Lo creado no puede venir de la nada, ya que por lógica la nada no puede crear aquello que niega (lo creado), así que todo lo creado viene de algo que siempre ha existido. Es la única opción lógica abierta a nosotros sobre la creación del Universo: que algo lo creó pero que éste algo está fuera del tiempo.

Me atrevo a decir que la pregunta ¿quién creó a Dios? es tan ilógica como preguntar ¿a qué huele la música? La música no está en la categoría de las cosas que tienen olor, por lo tanto la pregunta en sí es desacertada. Dios no está en la categoría de las cosas creadas o causadas. Dios no fue creado ni causado­ ¡Él simplemente existe! Algo tan simple que cualquier niño lo entiende, pero ateos con mentes complicadas no pueden.

¿Que si ese Dios no es uno más de los 700 dioses que los humanos han adorado? La Biblia enseña a Dios como un ente fuera del tiempo y creador del mismo (Isaías 42:5, Isaías 43:13, Isaías 46:10, Jeremías 10:12, Juan 1:3, 2 Pedro 3:8). La idea de un Dios que es infinito y que está fuera del efecto del tiempo es única en el cristianismo y ningún otro dios o religión hace tal afirmación.

* Licenciada en Relaciones Internacionales y Política

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus