•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hurgando aquí y allá, encontré algunos videos sobre los exitosos emprendedores chinos que llegan a diferentes partes del mundo y en pocos años sorprenden a los nacionales de esos países, quienes tal vez siempre han querido tener sus propios negocios y no lo pueden conseguir. Todo parece indicar que los chinos tienen una especie de mandamientos que guían su accionar, cuando de instalar un negocio se trata. A continuación, esos diez mandamientos complementados con breves explicaciones del autor de este artículo.

Ubicarse en un lugar comercial y barato. (Costos fijos lo más bajo posible y buen potencial para las ventas).

Comenzar cuanto antes. (No pensarla mucho. Planes y más planes sin acción no pasan de ser planes. Se aprende haciendo).

No tener apego al negocio. Si no funciona, se cambia.

La competencia es sana.

No conformarse con un solo negocio. (Hay que tener diversas alternativas, para sortear los vaivenes de la economía).

Los mejores trabajadores son los chinos. (Ellos contratan principalmente a sus compatriotas. Su mística de trabajo es de las mejores del mundo).

Paga tus impuestos, aunque nadie te lo crea. (Un buen negocio puede cerrar por irregularidades en el pago de los impuestos).

Dale a tu cliente lo que necesita, aunque no lo entiendas. (Aunque no entiendas sus gustos y a veces ni su idioma. Dale lo que él quiere, después de todo él lo paga).

No pedir jamás un préstamo al Banco, la familia y los amigos no cobran intereses.

Cuando un sector está saturado, buscar otro. (Se refieren a un sector de la economía o bien a un espacio territorial, una ciudad, un país, un barrio. Hay que actuar, no quedarse dormido esperando la llegada del triste final).

Una de las personas entrevistadas en los videos, dijo la siguiente frase, la cual resume la manera de pensar de muchos de ellos: “Es una vergüenza trabajar ajeno, toda la vida”.

¿Y usted qué piensa?

 

* Chiquilistagua

Julio 31 de 2012