•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La sodomía es la relación sexual entre hombres por medio del ano. Sodomita, derivado de Sodoma, que junto con Gomorra, Adma y Zeboim fueron destruidas por el juicio de Dios. Génesis 19 enfatiza la perversión sexual, particularmente la homosexualidad en las ciudades de Sodoma y Gomorra.

La Biblia es muy clara y condena el homosexualismo. La enseñanza bíblica está a favor del mantenimiento del orden natural. No hay “preferencia” ni hay “orientación” sexual; lo que hay es sexo masculino y sexo femenino. No hay “tercer sexo”.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó (Génesis 1:27). Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él (Génesis 2; 18). Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne (Génesis 2:24)

El homosexualismo es condenado en el Antiguo Testamento y es abominación ante Dios: “No te echarás con varón como con mujer; es abominación” (Levítico 18:22). “No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel” (Deuteronomio 23:17). Si alguien se acuesta con otro hombre como se hace con una mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos...” Levítico 20:13

En otros pasajes del Nuevo Testamento condena la homosexualidad, y el mismo Señor Jesucristo nuestro modelo dice en Mateo 19: 4-6 “Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”. Este pasaje pone de relieve la dignidad y el significado profundo del matrimonio entre un hombre y una mujer que es el orden natural establecido por Dios:

“…y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismo la retribución debida a su extravío”. (Romanos 1:27)

“Conociendo esto: que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas,  para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina”. (1ª Timoteo 1:9-10)

Es totalmente antibíblico decir que una persona es homosexual y a la vez ser muy “cristiano”. La homosexualidad es justamente uno de los muchos pecados que van a dejar a la persona fuera del reino de Dios: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios”. (1ª. Corintios 6:9-10).

De acuerdo con la Biblia, el perdón de Dios está disponible tanto para un homosexual, como para un adúltero, un adorador de ídolos, un asesino, un ladrón, etc. Los homosexuales arrepentidos son aceptados por la iglesia, como fue el caso en Corinto, donde algunos de los miembros habían sido homosexuales, pero habían sido “lavados, santificados y justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios”: Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios”. (1ª Corintios 6:11).

La ley divina permanece inmutable, por el hecho de que Dios no cambia. Es la sociedad decadente que cambia la moral inspirada en la ley divina y que legisla bajo la presión de una opinión pública y legaliza prácticas como el divorcio, el aborto, la droga y el matrimonio del mismo sexo, lo cual conlleva un gran sufrimiento para las personas, las familias y la sociedad. Y muchas veces los que legislan son homosexuales a favor de estas leyes para “dignificar” sus aberraciones.

 

* Miembro 1ª Iglesia Bautista Managua.

Cédula 408-101254-0000C