•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las economías centroamericanas sumaron un total de 135 mil 226 millones en el 2011, de ese total, Nicaragua apenas representó el 5.5%, según un análisis del CEED, basado en estadísticas de la Cepal.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua, revaluado por el Banco Central hace unos diez años, sigue siendo el más pequeño de los países de la región.

El PIB es la producción nacional final de bienes y servicios que un país produce cada año.

Al observar el PIB de cada uno de los países centroamericanos y la proporción de cada uno de ellos con respecto a Nicaragua, vemos que, entre otros aspectos interesantes, la economía de Guatemala, por ejemplo, es 6.43 veces mayor que la de Nicaragua. Costa Rica le supera en 5.62 veces y Honduras en 2.3 veces.

En cierta forma, esto demuestra cuánto tiempo necesitaría Nicaragua para alcanzar a cada uno de los países centroamericanos, si el país creciera en los próximos años en 5.0% y los otros países centroamericanos en 3.0%.

Para alcanzar la economía de Guatemala, Nicaragua necesitaría 93 años.

Alcanzar a Costa Rica significaría para el pequeño país centroamericano 87 años de crecimiento constante de 5.0%.

Si el análisis se hiciera en términos de PIB por habitante, el tiempo para alcanzar a cada uno de los países se prolonga en forma sustancial.

El mismo fenómeno de la desproporción se da también a nivel de las exportaciones, gasto público, presupuesto para educación y salud, entre otros indicadores.

Para alcanzar el promedio de la producción de Centroamérica, Nicaragua necesitaría 70 años de duro trabajo.

Debido a la crisis mundial y a los choques de precios del petróleo, el panorama para la economía nicaragüense es difícil, muy a pesar del regular desempeño macroeconómico avalado por el FMI y el Banco Mundial en los últimos cinco años.

Para superar este estancamiento estructural, los especialistas recomiendan que el país necesite una especie de revolución cultural, especialmente una ética del trabajo y tributaria, pero también una mayor apertura a la economía mundial.

Las explicaciones economicistas, que explican los problemas del subdesarrollo de Nicaragua, en términos de obtener un mayor stock de capital, son insuficientes.

A pesar de que el país tiene más de 22 años de estar sometido a programas de estabilización y ajuste estructural, sigue rezagado con respecto a Centroamérica. Un análisis parecido fue realizado por el CEED hace 15 años y las tendencias no han variado.

 

* Escritor y desarrollador de aplicaciones educativas,

Servicios del CEED