•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sin convocatoria y con abundantes anomalías se abrió el circo electorero que, por respeto al público, no permitió risas grabadas, solo uno que otro zumbido disfrazado de lamento desde el zancudismo opositor. Con este tercer fraude se cierra el círculo sin que aparezca ningún maestro del humor que nos salve.

Las mínimas condiciones que exigía con mansa paciencia la dirigencia zancuda, en espera de algún milagro, se han convertido finalmente en las condicionadas elecciones de sus socios aventajados, la pareja Ortega/Murillo.

No obstante, apareció en una rueda de prensa un histérico “opositor” amenazando, como un culto historiador, que documentaría el fraude, confirmando de alguna manera que su estrategia consiste en convertir a su grupúsculo en los nuevos “mimados de la revolución”.

Esta alianza de Babel, donde todos hablan sin escucharse, ha creado un discurso de elogio al disparate, con todos los colores y sabores pero unidos en el desastre.

Desde los que opinan con enfermiza utopía que deben suspenderse las elecciones, cuando ni siquiera han tenido la capacidad de impulsar mínimos cambios en el sistema electoral, hasta los masoquistas prácticos o pone quejas, quienes afirman que deben ir a las elecciones para denunciar el tercer fraude, como si fueran coleccionistas de derrotas. Pero más allá de cualquier buena intención, lo que andan buscando es una tajada del precario presupuesto municipal.

Entre tanto desentono y contradicción, andan con urgencia, a falta de liderazgo, buscando candidatos en la otra acera; tal es el caso del ofrecimiento de la Alcaldía de Managua a las pirañitas, aliados de la gran conveniencia “los orteguistas triunfan”.

Ante el regaño de algunos allegados, comenzaron a seguir en búsqueda de su candidato del año y la comparsa de concejales, repartidas al mejor estilo de la gritería sin que ningún audaz y vividor de la politiquería les agarrara vara.

Pero al fin y al cabo, terminarán amarrándose con cualquier peyeyeque que les permita cumplir con el adefesio legal y aceitar su calache electorero para improvisar una vez más.

Si queda alguna juventud en esa alianza debe tener envejecido el corazón, porque la juventud por naturaleza es rebelde y contestataria… No sumisa frente al adultismo que los relega a mascotas del show.

A propósito de la aprobación del segundo waiver, cabe destacar, que el discurso del zancudo mayor, apodado como el líder de la “verdadera oposición” por un coro de serviles, fue más emotivo y triunfalista que el del dictador, lo que deja claro que comparten intereses comunes junto a los poderosos empresarios de torpe visión.

Con esto se cierra el capítulo de elecciones libres y transparentes en Nicaragua, sin esperar que ningún líder desfasado nos venga con el cuento de que defenderá el voto de los nicaragüenses a pija y rincón, si a rincón y a pija los llevan a todos los partidos derechistas en esta elección.

Sin embargo, un grupo de valientes jóvenes apostados frente al Consejo Supremo Electoral exigió cambios, siendo víctimas de la saña orteguista que posteriormente justificara un policía lengua de trapo.

Y es que la Policía es hija de la “revolución”, es decir, nació bajo un régimen dictatorial heredando sus prácticas represivas.

Por tanto, se debe buscar la unidad sin concesiones ni regateos, construyendo el presente y resistiéndonos a la “guerra del amor” sostenida por este sistema. Encendiendo una llama que congregue y una causa común que construya sobre las ruinas de nuestra República.

 

* Abogado y escritor.

irvincordero@gmail.com

http://irvincordero.blogspot.com