•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Le interesará sobremanera a la Juliana Trabajadora saber cual es la tendencia de la moda para estar “in” en la hípica de agosto? Según los fabricantes de “look”, “la mujer no puede estar ajena a cosas tan importantes”. Es justo, pues, que la Juliana sepa que los colores que están haciendo furor son los tonos pastel, el fucsia, el blanco, lo cuadriculado, la botas de tacón alto y como siempre el sombrero vaquero gringo. Todo eso y más para un “look” perfecto.

También cala en la Juliana, que no tiene caballo, saber los cuidadosos cuidos que deben darse a un equino, la manera de hacerles graciosas trenzas, como limarle los dientes y muelas, saber que padece de cólicos, la forma de pulir sus cascos y aplicar la sicología equina para evitar que la bestia se estrese.

Otro asunto de vital importancia, más que la trágica situación de los damnificados por las lluvias, es saber que la actriz Anne Hathaway luce un pelo muy corto y está feliz porque hará el papel de “Catwoman” (Gatubela por sus letras en ingles), La noticia es tan trascendente que merece tres cuartos de página de un diario local y una foto del mismo tamaño. La página en referencia lleva el sugestivo titulo de “Vida”, pero no se trata de la vida común y cotidiana de la gente nicaragüense, sino de personajes de la farándula “fashion” donde resulta que Sofía Vergara, la argentina, gana plata a lo descocido en la TV gringa. Vanidad de “Vanidades”, igual a la revista.

Y sepa usted, querido lector y querida lectora, que ya existen las “fashion pólice” –que ojala no salgan mordelonas-, que ya hay fashionistas para captar lo “in” y lo “out” y que existen las “Ladies Night by Flor de Caña”, que por cierto están desnutridas a causa de los malos alimentos que vende un restaurante ubicado, como cualquier fritanga, dentro de una zona muy “in” para el comercio de alquileres de la UCA.

Todo esto es normal en una época en que lo virtual predomina ante lo real y la figura sobre el fondo o significado. Se puede decir que nuestro periodismo mediático, en lugar de dar un salto de calidad ha dado una voltereta, mejor una mazancuepa hacia atrás, para hacer “marketing” con personas de alguna de categoría dentro de la clase social de las cabezas huecas.

Pero, tal vez a la Juliana Trabajadora le interese saber que así como tenemos un periodismo de escarnio, otro de camándula, otro alarmista amarillo, otro de charlatanería, de política corrupta, de sabotaje y mercadeo patrio, también entramos desde hace rato con gran despliegue, al “periodismo de pasarela”. En otros términos, si los emperadores romanos daban circo al pueblo para adormecerlo, los medios ofrecen ahora pasarelas y plástico a granel para enajenarlo y evitar que piense en serio.

Otra cosa, para hacer más “serio” cualquier evento, tiene que existir la elección de una “miss”. Niños y niñas, chicas y chicos, damas y caballeros, gente de la tercera edad compiten en esos concursos, que ahora se multiplican con las elecciones del perro más lindo, la mascota más original, los bebes del año, la cacatúa más inteligente, el hombre más comelón, el más fortachón, la india más bonita, el pelón más lustroso, la panza materna más voluminosa y otra gran cantidad de concursos de apariencia y figureo que se organizan a diario.

Cabe observar la cautela con que los movimientos feministas ven esta utilización de la mujer como elemento manipulado del show mediático. A lo mejor porque miles de negocios de belleza y apariencia se adhieren a estos eventos, entre otros los salones de cirugía estética, maquillaje, modelaje, trapos, zapatos, manejo corporal, perfumería, cosmetología, dietética, gimnasio, dominio escénico, pasarela, etc. Cosas de suma importancia,

Estimado lector, estamos sumergido hasta el cuello en el periodismo mediático de pasarela, donde es más valioso, sobre todas las cosas, saber cuánto miden las pompis de JLO, cuántos amantes lleva en su cuenta la Cameron Díaz y otras sandeces por el estilo.

Pero… ¿Qué problemas produce la identificación de las audiencias con este mundo plástico, virtual y fantasioso? No son muy sanos, pero de esto hablaremos en otra ocasión”.

* Catedrático de periodismo