•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las malas noticias económicas no le dan respiro a la Unión Europea, UE. Funcionarios de Bruselas admitieron que es casi imposible que Grecia logre pagar lo que debe, por lo que va a necesitar una mayor reestructuración de su deuda. Los funcionarios del FMI y la UE que estuvieron evaluando la situación de Grecia encontraron que el país está descarrilado. Esto significa que los acreedores, el Banco Central Europeo, BCE, y los miembros de la zona euro, tendrán que reestructurar parte de la deuda del Estado griego. Las estimaciones de Atenas muestran que la economía se contraerá un -7% este año, lo que implica que la carga de la deuda está aumentando con relación al PIB.

España debía a bancos internacionales 740,517 millones de euros (según el Banco Internacional de Pagos, en 2011), de los cuales, el 35% está en manos francesas y alemanas. Por tanto, el saneamiento de la banca española es a su vez el saneamiento de la banca alemana y francesa.

España se queda con un nuevo préstamo que nunca será destinado hacia la economía real productiva porque este importe será inmovilizado en aras de pagar deudas con el exterior. De este modo el crédito jamás fluirá desde los bancos a las familias o las actividades productivas. El diario The Guardian asegura que España está condenada al rescate y calculaba el montante total del plan de salvamento en 300,000 millones de euros. La caída de España desataría un efecto contagio que podría llevarse por delante a Italia y quizá a Francia.

La crisis económica no pierde un grado de intensidad y continúa golpeando con dureza a las familias españolas que no pueden pagar el alquiler o la hipoteca, ahogadas por el desempleo y la consiguiente falta de ingresos.

El primer trimestre de 2012 ha marcado un nuevo récord en el número de desahucios ordenados por los juzgados españoles, con una cifra de 46,559, lo que supone una media de 510 procedimientos de esta naturaleza acordados cada día en ese periodo, según las cifras oficiales facilitadas por el Consejo General del Poder Judicial de España.

El desempeño económico de Estados Unidos se está debilitando, con un crecimiento el primer trimestre de un 1.9%, muy por debajo del potencial. La tasa de desempleo, que en junio llegó a 8.2%, casi no ha registrado variaciones desde enero 2012. Peor aún, se está elevando el riesgo de que se produzca una recesión de doble caída el próximo año.

En Medio Oriente las tensiones latentes entre Israel y EU, por un lado, e Irán por el otro sobre el tema nuclear podrían llegar a un punto de ebullición en 2013.

Es probable que fracasen las negociaciones actuales e incluso que sanciones más estrictas no eviten que Irán siga adelante en su proyecto de todos modos.

En ese contexto, se podría producir una confrontación militar en 2013 que daría lugar a una masiva alza del precio del petróleo, contribuyendo a una recesión mundial. Estos riesgos ya están agravando la desaceleración de la economía.

La serie de empresas alemanas quebradas entre enero y julio de 2012 es notable y afecta a más de 150,000 trabajadores, el doble que en 2011. “La eurocrisis está afectando a Alemania”, constata el Instituto Alemán de Investigaciones Económicas, DIW. “La fase de incertidumbre ya ha comenzado, tarde o temprano vamos a sentir la crisis”, dice Martin Kannegiesser, Presidente de la patronal metalúrgica. Si esa es la perspectiva, hay que preguntarse qué consecuencias políticas tendrá para Europa.

 

* Sociólogo, economista y escritor