•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Como apreciamos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible Río+20, celebrada en junio, hasta ahora la única respuesta de la comunidad internacional ha sido, lamentablemente, el retraso y la inactividad.

Es evidente que el proceso internacional de negociación y acción no está funcionando adecuadamente, pues, en definitiva, el debate no ha llevado a la acción. Es necesario que aparezca un nuevo grupo de líderes.

Curiosamente, las esperanzas de encontrar nuevas voces y nuevos caminos han surgido en Centroamérica.

Debemos prestar atención a aquellos países, comunidades y negocios capaces de tomar acción y de sostener debates no sólo acerca de la política medioambiental, sino además sobre los beneficios tangibles y cuantificables del acceso y control de los servicios energéticos a nivel local. Existen muchos ejemplos que demuestran que, siempre y cuando se tome en serio su planificación y coordinación, las redes de energías limpias pueden implementarse más rápidamente, ser más económica y aportar mayores beneficios para la comunidades.

Los siguientes datos sugieren vías para la rentabilización de las energías limpias en el sector privado.

Durante Rio+20 se presentó un informe del panorama de inversión en energías limpias en América Latina elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y Bloomberg New Energy Finance. Ambos evaluaron el desempeño de 26 países según su capacidad de atraer inversiones en energías de bajas emisiones de carbono.

El informe, llamado Climascopio, reveló que la inversión en energías limpias en América Latina y el Caribe entre 2006 y 2011 asciende a 90 mil millones de dólares. El informe destaca tres hallazgos importantes:

1) Si bien Brasil, un país sudamericano, es más atractivo para invertir en proyectos de energías limpias, el segundo lugar lo ocupa Nicaragua. Otros cinco países centroamericanos, Panamá, México, Costa Rica, Guatemala y El Salvador, están entre los primeros diez lugares.

2) En la región, al menos 80 políticas de energía limpia están vigentes o en sus últimas fases de planificación. La mayoría de ellas se centran en regulaciones al mercado energético y en incentivos impositivos.

3) El microfinanciamiento ha ayudado a expandir el acceso a energías limpias entre los más pobres. De un total de 448 instituciones de microfinanciamiento presentes en la región, 71 ofrecen productos financieros relacionados con las energías limpias.

Asimismo, los siguientes datos arrojan más información sobre las energías limpias y la participación de las comunidades.

Las comunidades rurales de Orinoco y Punta Marshall, en la Costa Caribe de Nicaragua, comparten una microred de transmisión que entrega electricidad generada con diésel a una población de 1100 personas.

El Ministerio de Energía y Minas donó 330 lámparas fluorescentes compactas de 15 Watts y 165 folletos con métodos útiles para la conservación de energía en el hogar.

Dos miembros de blueEnergy, una ONG local, y un empleado de ENEL se unieron para visitar todos los hogares conectados a la red eléctrica en Punta Marshall y Orinoco. Esta labor fue un esfuerzo mancomunado entre ENEL, la comunidad y una empresa local, quienes buscan ahorrar en diésel y costos de baterías, aumentar el acceso al sistema energético de la comunidad y reducir al mínimo sus emisiones de carbono.

Esta sociedad se ha planteado como un caso reconocido a nivel internacional de acceso energético favorable al crecimiento y de bajas emisiones de carbono.

Si el objetivo a alcanzar es que las energías limpias sean la primera opción para todo el mundo, los gobiernos no deben incurrir en más negociaciones sino enfocarse en las acciones exitosas a nivel empresarial y comunitario. De este modo, sus iniciativas podrán servir de modelo en la construcción del sistema energético que necesitamos y queremos. Nicaragua y Centroamérica nos ofrecen lecciones importantes para lograrlo.

*Co-galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2007. Catedrático en Energía de la Universidad de California, Berkeley, EU. Dirige el Laboratorio de Energía Renovable y Apropiada.

http://rael.berkeley.edu/

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus