•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Del aparato dental cubierto de diamantes de Ryan Lochte a la supermanicura de Mireia Belmonte, pasando por la polémica en torno al cabello alisado de la gimnasta Gabby Douglas. Los Juegos Olímpicos de Londres han constatado que los deportistas ya no solo se preocupan por su físico sino también de su estética.

El modelo Arantxa Sánchez Vicario va perdiendo adeptos en favor del método David Beckham. Los atletas cuidan su estilo por coquetería y, por qué negarlo, para construir un personaje y convertirse en su propia marca.

Ryan Lochte es el mejor ejemplo de cuán rentable resulta mediática y económicamente alimentar una imagen carismática. Con sus bañadores fosforescentes, sus zapatillas customizadas y su actitud de estrella del rock ha seducido a miles de jóvenes y por ende a marcas como Gillete, Speedo y Ralph Lauren. Incluso ha sido portada de Vogue USA, una de las revistas de moda más influyentes del mundo. Puede que Lochte no sea el nadador con más medallas, pero es el número uno en mercadotecnia.

La española Mireia Belmonte no se queda atrás. Es imagen de Nike y de Braun. Y además de por sus dos medallas de plata, en estos Juegos ha dado el campanazo con su coloridas y larguísimas uñas. La nadadora se ha sumado a la moda de las manicuras olímpicas junto a decenas de deportistas que, como la tenista estadounidense Venus Williams, han decorado sus uñas con las banderas de sus respectivos países.

Los estilismos capilares también han atraído la atención de redes sociales y espectadores analógicos. Muy comentados han sido el bigotillo retro del gimnasta chileno Tomás González Sepúlveda, los tupés de sus rivales alemanes o la capa plástica que cubría el cabello de las chicas de natación sincronizada y que les daba un aspecto aún más artificial, si cabe.

Pero si hay un peinado que ha desatado la polémica, ese ha sido el de la gimnasta estadounidense de 16 años Gabby Douglas. Su moño liso, supuestamente desaliñado, generó más comentarios en Twitter que sus sobrenaturales ejercicios.

Su madre, Natalie Hawkins, confesó a Fashionista.com que Gabby estaba atónita. “He ganado dos medallas de oro, he hecho historia y ¿es mi pelo el que se convierte en tópico?”, se quejó.

* El País

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus