•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dios habló a través de los profetas: “Les daré un corazón nuevo y pondré dentro de ustedes un espíritu nuevo. Quitaré de su carne ese corazón de piedra y les daré uno de carne”. Ezequiel 35, 26.

“Yo derramaré mi espíritu sobre toda carne y realizaré prodigios en el cielo y la tierra”. Joel 3, 1.

Jesús: “Yo voy a enviar a ustedes la promesa de mi Padre. Permanezcan en la ciudad hasta ser revestidos de la fuerza que viene de arriba”. Sn. Lc. 24, 49. “Recibirán la fuerza del Espíritu Santo. Cuando venga sobre ustedes, serán mis testigos en Jerusalén, Judea, Samaria, hasta los confines de la tierra, dicho esto, Jesús fue levantado ante sus ojos y una nube lo ocultó de su vista”. Hch. 1, 8, 9.

“Entraron en la ciudad y subieron a la sala de casa: Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Santiago de Alfeo, Simón Zelotes y Judas de Santiago. Todos ellos perseveraban en la oración, en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús y de sus hermanos”. Hch. 1. 13, 14. Quedaron llenos del Espíritu Santo. Pentecostés para la Iglesia.

María, primera en recibir al Espíritu Santo durante la encarnación; viene Dios al mundo en terreno inmaculado. Sn. Lc.1. 26, 38. Con Jesús en su seno visita a su prima: “Al oir Isabel su saludo, el niño dio saltos en su vientre. Isabel se llenó del Espíritu Santo y exclamando con gran voz: Bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, ¿de dónde que la madre de mi Señor, venga a mí?

Porque apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. Feliz la que ha creído que se cumplirá lo dicho de parte del Señor”. Sn. Lc.1. 39, 44. Transmitió el Espíritu Santo: “guardaba todo en su corazón”: Sn. Lc. 2, 51. En Caná: “Primera señal milagrosa: Jesús manifestó su gloria, sus discípulos creyeron en Él”: Sn. Jn. 2, 11.

Emparentada con la Santísima Trinidad: Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo, humanidad rebalsada de divinidad; atrae al Espíritu Santo, descendiendo sobre los apóstoles: primera comunidad eucarística: Hch. 2. 42, 46. Curación de enfermos: Hch. 5, 15. Resurrección de Tabita. Hch. 9. 40. Curaban los pañuelos de Pablo. Hch. 19. 11. “Pedro lleno del Espíritu Santo: hemos curado enfermos; preguntan: ¿Quién los ha curado? Quede bien claro que ha sido el nombre de Jesucristo a quien ustedes crucificaron y a quien Dios resucitó de entre los muertos; por su nombre son sanados”: Hch. 4. 8, 10.

La Virgen María en Cuapa, misionera, acercando a Jesús, por medio del Espíritu Santo, para llevarnos al Padre, en apariciones desde 1980: “No tengan miedo”. Juan Pablo II, durante la misa en Managua, 1993.

El pánico en los discípulos, con puertas cerradas; por amenazas. Jesús resucitado se les presentó: “La paz esté con ustedes. Como el Padre me envió a mí, así lo envío yo. Sopló sobre ellos y dijo: reciban el Espíritu Santo: a quienes perdonen sus pecados, les sean perdonados y a quienes se los retengan, les serán retenidos”:Sn. Jn. 20. 21, 23. Pentecostés reconciliador con Dios.

Nicaragua urgida de reconciliación, honestidad, fraternidad, entendimiento; “opción preferencial no excluyente por los pobres”: Puebla; para construir la paz entre hermanos. Optemos sinceramente, sin distingos políticos, sociales, por un país civilizado ante el mundo.

* Médico

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus