•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Existen muchas inquietudes alrededor de la calidad de los procesos educativos, no sólo en Nicaragua, sino en el mundo entero. ¿La escuela, de verdad educa? ¿O más bien inhibe, dificulta, obstaculiza? ¿Sólo en la escuela se educa?... Al observar a un(a) niña/o de dos o tres años, sorprende su gran capacidad creativa. Después de unos años en la escuela, igual sorprende cómo esta capacidad, más bien va desapareciendo. En la universidad, la falta de creatividad es uno de los más sentidos obstáculos para muchas/os estudiantes y docentes, muy pronunciados en el área de investigación, aunque igual “frenante” (porque frena, amarra, limita) en todas las áreas del S(ab)er humano.

Con el aporte, desde una “PEDAGOGÍA DE SER”, como referente teórico-metodológico del quehacer educativo de ABACOenRed, pretendemos contribuir a la discusión y el análisis de estas problemáticas, yendo más allá, tratando de llegar más al fondo del asunto. También teniendo presente la pregunta: Y las/os pedagogas/os, las/os educadoras/es, ¿qué aprendizaje facilitamos? ¿O más bien dificultamos u obstaculizamos el proceso de aprendizaje? ¿Qué hacer para SER, verdaderamente, ‘facilitadora/es’ del aprender juntas/os?

En la práctica, en muchas prácticas, hemos observado que las personas, como “SERES” desaparecen en los quehaceres diarios, se convierten en cosas, en números, en elementos sin valor, en maquinaria funcionando automáticamente, donde el pensar, el sentir, el disfrutar, el compromiso, la voluntad, el vivir, el ser pasan a otro plano hasta que... tal vez algún día…

Esta misma situación también se presenta en los espacios especialmente creados con una función educativa en nuestra sociedad (escuelas, universidades, cursos). Sólo un ejemplo: no importa tu persona, tienes que responder a la misma evaluación como todas/os tus compañeras/os, como que fueras sólo una/o más, sin importar tus particularidades. Todo bajo el pretexto de la objetividad. La objetividad y la verdad van mano a mano y no se dejan agarrar. Siempre será tu verdad, y la mía, también la suya… riquísimas para compartir y seguir construyendo oportunidades de aprender.

Contrario a esta realidad denigrante, queremos fomentar una concepción humanista de SER, a través de la implementación creativa de una pedagogía diferente, una Pedagogía Concienciadora que permita SER, es decir, que permita al SER (a la persona) participar constructiva y creativamente en la transformación de su entorno y de sí misma en búsqueda del bien SER, el que por su propia esencia es, y sólo es, social, el cual –y lo queremos mencionar consciente y expresamente– incluye, integra el bienestar personal y social. Más bien, alcanzar un bienestar personal y social es condición indispensable para poder referir a un bien SER.

En la participación consciente (interacción), desde estos procesos de construcción, creación y transformación, está justamente el PODER del SER, que lo lleva a poder SER. Una pedagogía que está centrada en la persona como seres sociales únicos, por su interacción única con su entorno social y material, originado en su capacidad nacida (como producto histórico social –

“me nacieron”) y creciente (por una construcción creativa permanente de su propio ser dentro del marco de un ser colectivo).

El SER es el EXISTIR como persona, dignamente miembra/o de una “Sociedad NO Anónima”, permanentemente en construcción colectiva, en búsqueda del perfeccionamiento del “bienSER” social y con capacidad de DECIDIR. La decisión es la expresión máxima del SER, ser es ser capaz de decidir responsablemente, decididamente... SER es saber qué hacer.

De esto se trata nuestra “Pedagogía de SER”. Considere este aporte una invitación a la reflexión crítica permanente sobre nuestro quehacer educativo diario.

* Pedagogo. Coordinador de ABACOenRed