•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A los Abogados y Jueces de Nicaragua

Últimamente se está notando más, en los nombramientos de la Corte Suprema de Justicia, quién está colocando en las Magistraturas de los Tribunales de apelación a hijos o hijas y parientes dentro del grado prohibido de los Magistrados Supremos, lo mismo que hijos y sobrinos en los juzgados. ¿Se quiere dominar el poder judicial y sus fallos por el parentesco?

Esta inconstitucional, antiética actitud y contra ley expresa que prohíbe el nombramiento de tales parientes de los Magistrados en tribunales inferiores por pureza de la justicia, es un mal ejemplo para el país y la administración judicial, pues toda sentencia firmada por estos Magistrados y Jueces parientes, sería falsa y nula absolutamente, y objeto de recurso y en especial del recurso de casación en la forma (arto. 2858, inciso 3º PR) por haber sido pronunciada la sentencia por un Tribunal integrado en contravención a la ley. Toda sentencia así emitida sería nula ab-inicio, y los perjuicios serían enormes para las partes. ¿No hay Código de ética?

Basta leer el Decreto No. 281 del 5 de mayo de 1944 (G. O No. 107, 25 de mayo 1944) que dice: “ No podrán ser jueces de Distrito los parientes de los Magistrados dentro del cuarto grado de consanguinidad o del segundo de afinidad, ni los parientes dentro esos mismo grados de los Magistrados de la corte de Apelaciones en la Jurisdicción que estas correspondan”. Tampoco podrán ser parientes en mismo grado los Jueces Locales que no fueron observados por la Alta Corte, al hacer a sus parientes y allegados miembros del Poder Judicial. Para cerciorarse de tal prohibición, existen además otras leyes expresas nuevas en vigencia, como la Ley No. 260, Ley Orgánica del Poder Judicial de la república de Nicaragua de la Corte Suprema de Justicia.

El Código Penal en su arto. 432, lo llama abuso de autoridad o funciones.

Como abogado en el ejercicio no podemos estar de acuerdo con tantos deslices y que la Corte esté legislando por acuerdos, imponiendo tarifas que son tributos en desmedro del Poder Legislativo, ofendiendo la inteligencia jurídica de funcionarios y abogados.

Tampoco podemos estar de acuerdo que Magistrados a quienes se les venció el período constitucional sigan actuando y nombrando a sus parientes, creando estructuras nepóticas y con gran incertidumbre para la justicia.

El poder Legislativo es inoperante ya que tiene conocimiento de estos hechos, pero no actúa, creando un estado de inconstitucionalidad al nombrar a Magistrados de moralidad notoria como el Dr. Humberto Solís Barker, recientemente fallecido, y a quienes se les venció el período constitucional, burlándose del Estado de Derecho al permanecer en sus cargos. ¿Qué súper vigilancia o control hacen del presupuesto “los diputados del pueblo” de los sueldos de los Magistrados y Jueces de plazo vencido y parientes? Ninguno.

La Corte Suprema de Justicia es la primera que debe dar ejemplo de rectitud y acatamiento a la Constitución de la república, y estamos esperando que el nuevo edificio albergue a nuevos Jueces y Magistrados que acaten las leyes de la República.

Es obligación por decoro que los parientes nombrados Jueces o Magistrados renuncien a sus cargos de facto y no seguir firmando sentencias mentirosas, y no por ignorancia de la falsedad de la violación constitucional.

En mis cincuenta y cinco años de ejercicio profesional en la Corte y Juzgados, y más aún, siendo Magistrado de la Corte Suprema de Justicia nunca ocurrieron, en el Poder Judicial, estas anomalías ni algo parecido.

Nos debemos dar cuenta del daño que están causando a la institucionalidad del país y al Estado de Derecho los hechos relatados, lo mismo que la vergüenza ante la comunidad internacional.

*ExPresidente de la Corte Suprema de Justicia

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus