•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El aprendizaje de la lectoescritura constituye la competencia básica por excelencia. Su aprendizaje abre puertas a un trayecto educativo exitoso, pero su ausencia o deficiencia constituyen el peor mal que augurar fracaso educativo sistemático, convirtiéndose en factor principal de reproducción de la pobreza.

Las Cumbres Mundiales de Educación (Jomtien, 1990; Dakar, 2000) dejaron claro, así como el Informe de la UNESCO de la Educación para el Siglo XXI, que se trata del aprendizaje instrumental básico por excelencia al que todos tenemos derecho, pasaporte instrumental para toda su vida. Tales acuerdos, aún con los esfuerzos que realiza el país, contrastan con resultados deficitarios que merecen atención de todos, de manera que enfoquemos enormes esfuerzos para modificar tal situación, dadas sus múltiples y nefastas consecuencias educativas, económicas y sociales.

Son evidentes los esfuerzos que el MINED realiza desde hace algunos años en la alfabetización de adultos. Es necesario aprender la lección de que tras la alfabetización, en pocos años los adultos regresan al analfabetismo funcional, si no cuentan con oportunidades de continuidad educativa.

Un punto ciego que es necesario controlar, en el que aún no parecen enfocarse mayores esfuerzos, es en la fuente generadora de futuros iletrados. Los datos que arroja el estudio de una cohorte de niños y niñas que ingresan al primer grado y logran egresar en el tiempo estipulado en sexto grado, muestra que el nivel de abandono escolar es significativamente elevado y es la fuente de futuros iletrados.

Esta fuente del problema es urgente abordarla con políticas efectivas y sostenidas. Los resultados de la Prueba EGRA para medir los niveles de aprendizaje de la lectoescritura, principalmente en aspectos fonéticos, fluidez y comprensión lectora y oral, que se han venido aplicando en el país desde hace pocos años, y la experiencia en la que estamos comprometidos como IDEUCA y ANF, con apoyo de USAID y RTI, ponen de manifiesto el lado más sensitivo del problema.

Los resultados muestran déficit significativos de niños y niñas de primero, segundo y tercer grado en distintos aspectos del aprendizaje de la lectoescritura. Niños y niñas que no logran un aprendizaje en el nivel correspondiente, están predestinados a fracasar en educación primaria, secundaria y en su ingreso a la universidad.

Permitir que tal problemática continúe y se profundice, traerá funestas consecuencias haciendo que niños, niñas y adolescentes y sus futuras familias reproduzcan la pobreza. Si tal situación conduce a que su educación contribuya más a la reproducción de la pobreza que al desarrollo, una buena preparación al respecto augura éxito en el trayecto curricular y profesional, facilitando la superación de la pobreza y mejorando la calidad de vida.

Varios organismos aportan al respecto procesos de mejora. Libros para Niños colabora con el MINED para promover interés y disfrute en la lectura y escritura. Las Escuelas Normales recientemente realizaron transformación curricular en la que este tema figura con énfasis en la formación. Sin embargo, tales esfuerzos son débiles en proporción con las dimensiones del problema.

La experiencia que realiza el IDEUCA, desde hace un año, con apoyo de RTI y USAID, en consorcio con ANF, también ha constatado científicamente tal problemática, proporcionando formación y capacitación innovadoras al personal docente en estrategias de lectoescritura como centro de mayor atención. La formación de directores y docentes en tres cursos de diplomado y talleres, impartidos en la UCA, y la Investigación Acción realizada por cada participante, ahondó en las causas del problema, sentando rutas de compromisos para aplicar estrategias efectivas en la enseñanza y aprendizaje de esta competencia.

El Observatorio de Calidad y la aplicación de la Prueba EGRA, aportaron una Línea de Base, provocando la construcción de Planes de Mejora integrales y la asesoría sistemática en torno a este eje rector. Los avances en los centros educativos se evidencian en posturas de cambio en las aulas, de manera que esta competencia logre ser gratificante para niños y niñas con el apoyo de la comunidad educativa.

En tanto logremos poner todos los esfuerzos en superar este mal endémico, antes venceremos la pobreza con visión de desarrollo.

*Ph.D. Educador e investigador