•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Juan Molina Palacios es un honorable licenciado en periodismo y profesor de generaciones de comunicadores durante más de 30 años, primero en la Escuela de Periodismo y luego en la Facultad de Comunicación. Recientemente, en sesión especial la Asamblea Nacional de nuestro país le otorgó la Orden Rigoberto Cabezas Figueroa, en conmemoración al Día Internacional del Periodista.

Cuando recibimos la noticia todos sus ex alumnos, colegas, compañeros de trabajo y amigos nos sentimos muy contentos con este homenaje justo y oportuno. Juancito, como todos lo llamamos cariñosamente, al ser galardonado con esta medalla, indirectamente nos sugiere que también se le rinda homenaje a periodistas ejemplares y luchadores, ya fallecidos, como Manolo Cuadra Vega, Gonzalo Rivas Novoa, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, Manuel Díaz Sotelo, Álvaro Montoya Lara, William Ramírez Solórzano, Ignacio Briones Torres, Léster Mendieta, César Cortez Téllez, Manuel Eugarrios y José Molina Ortiz.

Juan Molina Palacios, si bien es cierto no es de los periodistas precursores, ni de los fundadores del periodismo nicaragüense, sí es uno de los constructores de ese periodismo practicado en la segunda mitad del siglo XX.

“El maestro Juan Molina Palacios ha enseñado en las cátedras universitarias sobre cómo hacer periodismo en las calles, en caminos, en montañas, en las redacciones periodísticas, en los teatros, en los hoteles; ha orientado sobre cómo enfocarse y comportarse en las elaboraciones sacrificadas, rápidas y reflexivas de noticias comunes, reportajes especiales, crónicas de acontecimientos públicos, artículos de opinión, científicos o culturales, reseñas históricas, y también nos ha orientado cómo ejercer un  periodismo mordaz y crítico, como el que él mismo sigue ejerciendo dignamente en su programa ¡Ve qué Lindo!”

Molina Palacios ha señalado que en todos los medios de comunicación que visita se encuentra con ex alumnos. “Me siento alegre porque esto es un logro en mi vida, haber formado esta gran cantidad de periodistas, y ahora no nos vemos con aquella relación entre profesor y alumno, sino como amigos y colegas”, expresó en una ocasión el profesor de generaciones. Él fue director de la primera Escuela de Periodismo que se fundó en 1960, sustituyendo a Mario Palma Ibarra. También fue el primer director de las Cátedras Abiertas de la Escuela de Periodismo en 1985.

“Me afectó mucho no seguir dando clases por malestares en los oídos y los ojos. Ya veo la vida con más filosofía pero nunca me he desligado del periodismo. Supe generar mucho cariño entre mis alumnos y cuando platico con ellos siento como si tuviera treinta años menos, y muy orgulloso de ellos”.

Se inició en el periódico El Tiempo, de Bogotá, en la página universitaria. Eso mismo vino a hacer aquí cuando regresó al país en 1969. Comenzó a trabajar en los diversos periodiquitos que fundaba Nacho Briones, después estuvo en La Nueva Prensa de Humberto Torres Molina, luego hizo periodismo radial con el profesor Ricardo Trejos, en el noticiero El Imparcial que se transmitía en la Unión Radio. También trabajó en el diario La Prensa en esa época.

Participó en las luchas del Sindicato de Radioperiodistas de Managua, y todas las organizaciones que dieron lugar a la fundación de la Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN), de la que fue Secretario de Relaciones Internacionales. También fue Vicepresidente de la Organización Internacional de Periodista (OIP). Conoció muchos países al participar en congresos y seminarios internacionales, tales como: Corea del Norte, Libia, México, Cuba, Checoslovaquia y la ex Unión Soviética entre otros.

Juancito Molina transpira felicidad cuando habla de su pueblo natal; sus ojos pequeños y grises se encienden en cada alabanza que logra tejer para su amada Jinotega. Estudió en el Colegio San Luis, de los Calazanes, y posteriormente estuvo internado en el Colegio Centroamérica de Granada, al bachillerarse en 1962. Fue el padre Álvaro Oyanguren quien lo aconsejó que estudiara periodismo en la Universidad Javierana de Bogotá. El papá de Juancito fue dueño del periódico La Estrella de Nicaragua.

Juan Molina Palacios: una referencia académica y profesional para sus ex alumnos, siempre cercano y rebosante de amistad. Estamos seguros que doña Blanca Rosa López Rizo, su esposa recién fallecida, estaría sumamente orgullosa de su marido con este homenaje.

*Catedrático de periodismo e investigador.