•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Preguntamos: ¿qué mueve la historia y produce cambios en nuestra comunidad, nación y civilización? Pensábamos que era fundamentalmente la base económica, la lucha de clases por los medios de producción, pero me convenzo que es también la cultura, la manera de interpretar el entorno, los valores y creencias, la manera de comprender el pasado, presente y futuro, de los prejuicios, de ubicarnos en relación a los otros, cómo nos vemos y cómo nos ven, del alcance de nuestras aspiraciones, capacidades, limitaciones y oportunidades.

Lo cultural es social con particularidades y divergencias, aprendizaje de generación en generación. Dos características e instrumentos principales de la cultura son el lenguaje y la religión. Las diferencias han sido motivo de conflictos en una complejidad inagotable y solo mencionamos. Habrá que explorar también la relación de cultura y poder.

Más allá del idioma que hablemos por la expansión imperial de algún momento histórico, que pretendió anular el originario -condición de dominación-, dentro del lenguaje aprendido, estarán incorporándose expresiones, entonaciones, significados y construcciones particulares. Nuestra lengua será el Español de Nicaragua o de Guatemala, con muchas reglas comunes y pautas particulares, son la incorporación de la identidad y la evolución histórico-social como contenido-forma que rebasa las diferencias económicas y sociales locales. Las palabras, según Bacon, y que retoma Nietzsche, “proyectan su ambigüedad sobre nuestra visión del mundo”.

La religión, otro necesario instrumento de dominación, no obedece solamente a las iglesias, ritos y creencias canónigas, sino que cada grupo social, asume los propios, incorpora prácticas y visiones ancestrales de su evolución social, cultural y política. El cristianismo de Nicaragua es similar y distinto al de Canadá. En Nicaragua tiene sus rasgos, no necesariamente institucionalizados; expresan el sentir y creer de los nicaragüenses, es la manera de relacionarse entre las personas, la identificación y culto a la divinidad, lleva al imaginario colectivo de grupos sociales y étnicos.

La historia está en el lenguaje y las creencias, queda el recorrido de la vida, las interacciones entre humanos y el entorno. Voces y sonidos evolucionan, hay un común basado en la cultura compartida. Las creencias, supersticiones y ritos, las particularidades sobre las que se construye la fe no son únicas, aunque sean compartidos los fundamentos de la religión y el lenguaje.

No solo deberíamos decir el Español de Nicaragua o de México, que no es exactamente el Español de España, sino también el catolicismo de Nicaragua, de Cuba o Japón, que no es igual al catolicismo oficial, aunque existan aspectos comunes prevalecen particularidades que distinguen conciencia y comportamiento como reflejo de cultura.

La gente no vive solo con la razón, el lenguaje, inseparablemente acompañado de gestos, comunica sentimientos y creencias. La explicación a muchas cosas no las tenemos. Las personas encuentran en la religión respuestas a preguntas inagotables: ¿quién soy? ¿Adónde voy? La cristianización o islamización de la modernidad, más allá de las instituciones religiosas refleja identidad. Según Huntington si una creencia no satisface, otra evolucionará conforme a la necesidad humana, “la religión es la principal característica definitoria de las civilizaciones” y la “diferencia mas profunda entre la gente”. Encima de la fe declarada y del idioma que se piense/hable, cultura es origen y evolución desde el predominio heredado y/o asumido. Las palabras del moribundo, por muchas lenguas que domine, serán en su idioma materno. Al momento de la muerte habrá una invocación silenciosa desde lo que se cree profundamente.

Cultura es “modos de vida y costumbres”, “culto” son “ritos y ceremonias litúrgicas a lo divino”. Lengua es vehículo de “cultura”. Idioma: “idios” (latín), “de uno mismo”, el sufijo griego “ma”: “realización de lo propio”. Lenguaje de “lenguatge” (provenzal): “sonidos articulados con los que se manifiesta lo que piensa y siente”. Religión: “religare” (latín): “unido fuertemente,… creencias acerca de la divinidad,… normas morales para la conducta,…”. Religión - culto y lengua –lenguaje - idioma desembocan en “cultura” en su sentido amplio.

Los pueblos, si no vuelven al idioma originario o a sus ritos ancestrales, incorporarán en el idioma impuesto y/o asumido y en la religión aprendida, sus particularidades, rebeldías, costumbres y creencias que les distinguen y son cambiantes, forman parte de su identidad evolutiva.

 

* Economista y escritor