•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

He leído la entrevista que hizo END a la señora María López Vigil, quien confiesa que hemos sido nosotros, los nicas tan generosos, los que le hemos dado el título de teóloga, el cual parece disfrutar porque le proporciona la oportunidad de figurar, cosa que a todos nos encanta.

Nunca he estudiado teología, ni soy fanática de ninguna religión, soy solamente una creyente más, pero entiendo que Teología es el estudio de Dios, lo que lleva a conocer a Dios, pero no es el estudio de cómo destruir la fe y las creencias de otras personas. Ella dice que la Biblia es un libro cualquiera lleno mentiras, por tanto no hay que enredarse leyéndolo. ¿Cuáles serán entonces los libros que ella recomienda leer?

La señora López seguramente viene de una condición económica respetable; recibió una excelente educación y entró al convento de las teresianas, donde seguramente la llevaban a los mejores hospitales o los médicos llegaban a visitar a las monjitas en sus lechos de enfermas, en sus cuartos privados con aire acondicionado, bien atendidas. Allí ella descubrió “las entrañas del monstruo”.

López cuenta haber sido monja teresiana, donde su vida era “artificial, como imagino debe ser la de todos los religiosos del mundo”. Me pregunto si la vida del Dalai Lama es artificial, si la vida de Madre Teresa de Calcuta fue artificial.

Madre Teresa nunca pensó ni consideró que su hábito de monja y su convicción religiosa fueran un obstáculo para hablar con los poderosos, con los grandes, con tal de conseguir las donaciones con las que daba albergue, alimento y su amor a los leprosos, a los tuberculosos y a los desamparados. A ella nunca le interesó el figureo.

¿Por qué la señora López no se unió a la orden religiosa de la Madre Teresa de Calcuta que tanto bien hace a los niños del Mercado Oriental? Doña María debería ser respetuosa de la fe y creencias de los demás, debería recordar que por defender su fe murieron cientos de miles de judíos en tiempos de la inquisición ¿O es que ellos también estaban mal informados y equivocados?

Tal parece que los doctos de la iglesia, San Agustín, San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Ávila y otros, fueron unos ingenuos que creyeron en cosas falsas, estaban desubicados, mal informados. Ella sí es dueña de la verdad.

Ahora, en su casa apacible, vestida de lino, con gafas de lujo, aretes y gargantilla de oro, aparte de hacer lo que a ella más le gusta que es escribir, se dedica al internet y a la contemplación de los pájaros, porque allí encuentra a Dios.

Dios está en todas partes, en todo lo creado por El. Dios está en las mujeres del campo, la que trabaja en la zona franca, la que madruga para dejar hechos los frijolitos a sus hijos antes de irse a trabajar, la que de sol a sol trabaja en el campo, con siete chavalos en la casa y uno en la panza; estoy segura que ellas están más cerca de Dios, que todas hablan con Dios y de alguna manera sienten que El les responde.

Las madres solteras, las abandonadas, las viudas, esas no tienen tiempo para contemplar a los pájaros, porque tienen en sus casas muchos pajaritos a quienes darles de comer, a veces un tiempo al día.

La señora López Vigil debería descender de su pedestal de contemplación del cielo y los pájaros; hay miles de niños y niñas de la calle sin hogar y sin amor; niñas violadas, huele-pega, prostituidas desde muy tierna edad; esos niños y niñas están esperando una mano amiga y un corazón humilde y generoso lleno de amor que les muestre a Dios.

 

* Creyente católica