•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hay un delito en Nicaragua que atenta contra todos y tiene dimensiones increíbles y perjudiciales. Podríamos llamarlo: TRATA DE PROPIEDADES. Extraño porque no existe en nuestra legislación civil ni penal; es el ROBO de propiedades, casas o terrenos. Sus autores son una MAFIA, con herramientas delincuenciales para aparentar el traspaso de una propiedad, cuyo propietario ni se imagina lo que sucede hasta que esa propiedad “cambia de dueño” sin su voluntad, en un proceso orquestado en el que se involucran muchas personas.

El proceso inicia cuando esta mafia ubica una propiedad, obtienen la información: datos de propiedad, dueños, área, y ¡BINGO! Con esta información elaboran una escritura falsa antedatada, entre 1979 hasta 2010, como que si usted, dueño, la vendió o la donó.

Para ello utilizan Protocolos y sellos de Notarios por lo general ya fallecidos, que los conservan miembros de esta mafia, y como nuevo dueño aparece cualquier persona necesitada de unos cuantos pesos, quien será la cara pública, con una historia al estilo de la mejor telenovela de haber adquirido esa propiedad.

En el proceso del tráfico de esa escritura falsa obtienen certificados catastrales sin los requisitos exigidos para las transacciones reales; utilizando documentos pertenecientes a otra operación legal, alterando la información catastral y con pagos de impuestos inexistentes.

Después la escritura falsa va al Registro de la Propiedad a inscribirse. Generalmente aparecen inscritas desde el 2007 a la fecha, faltándole requisitos como la Solvencia Municipal, entre otros. ¿Cómo puede creerse en la veracidad de una inscripción cuyo proceso no ha cumplido con todos los requisitos?

Una vez inscrita esa escritura falsa, viene el golpe final: ocupar la propiedad con la Escritura falsa. Hay variantes: el “amparito policial”, juicios de querella de amparo, meterse a la propiedad de manera violenta. Complican más la situación al ser descubiertos, porque traspasan la propiedad, y así ya tenemos dos víctimas: usted y quien les compró a los delincuentes.

Otra variante del tráfico ilegal de tierras son los Títulos de Reforma Agraria. No es que los satanicemos, pues es una figura jurídica, cuyo espíritu es bondadoso y equitativo si cumple con las Leyes Agrarias y sus regulaciones. Bajo esta figura se están dando falsificaciones, alteraciones de levantamientos topográficos y de parcelas catastrales, de tal forma que un mismo terreno puede tener tres y hasta cuatro Títulos de Reforma Agraria, todos con plano aprobado por Catastro (increíble) y diferentes inscripciones, por lo que no puede confiarse de un antecedente con Reforma Agraria.

Al realizar inversiones en tierras con estos antecedentes uno debe hacerse acompañar de un abogado experto en el tema de la Propiedad, a fin de realizar todo un proceso de investigación y análisis, esto para evitarle a usted perder su dinero.

Siento decirle que si usted es víctima de esta mafia, tendrá que demostrar la falsedad de la Escritura con la que pretenden robarle su propiedad, con erogaciones monetarias significativas para soportar las pruebas de la falsedad, obtener certificados, constancias de todo tipo de instituciones, juicios civiles y penales; prácticamente debe contratar un abogado que estará únicamente a cargo de su caso para demostrar que usted no ha vendido, donado ni de alguna forma transmitido su propiedad.

Producto de este delito, usted es afectado por la incertidumbre y las pérdidas económicas, y además de que no va a recuperar, se afecta al Poder Judicial al recargársele de más juicios, se afecta la institución del Notariado porque su credibilidad se pone en duda, se afecta a las instituciones del Estado y a Nicaragua, pues estos delincuentes ponen en tela de duda el respeto por la propiedad privada, la seguridad jurídica y las inversiones, a pesar de los esfuerzos que hace el gobierno, al igual que algunos organismos, para atraer la inversión extranjera y nacional para el desarrollo del país.

Incluso a pesar de los incontables casos de fraude sobre propiedades en todas sus variantes que hemos atendido, no deja de sorprenderme la inocencia de personas que compran propiedades sin las previsiones y las precauciones, ni el actuar de estos delincuentes, que andan sueltos por ahí, merodeando nuestras propiedades para despojarnos de ellas, disfrazados de profesionales, asaltando a la luz del día a toda la sociedad nicaragüense.

 

* CENTRAL LAW. Molina & Asociados

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus