•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cristobal Colón era considerado un Marrano por los reyes de España y la iglesia católica española, dado su origen judío y por considerarlo hereje convertido al catolicismo. En el contrato del 17 de abril de 1492, además de ser nombrado administrador y admirante de las tierras por descubrir, con un diez por ciento de las ganancias obtenidas, se le adjudica una cláusula más en la cual se decía que todos los habitantes de los territorios descubiertos serían educados en la religión católica.

Este proceso entre comillas de evangelización no fue más que una sacramentalización del modelo de cristiandad, que tenía como trasfondo una colonización despiadada y un sometimiento omnímodo de los pueblos originarios, los cuales en muchas disciplinas del saber humano estaban más adelantados que los conquistadores. Eran en su mayoria pueblos pacificistas, es por eso que un puñado de convictos y frailes encomenderos de dudosa reputación se lanzaron a ultramar y pudieron conquistar a millones.

El 12 de octubre de 1492, todavía sin salir el imponente sol de la Amérindia o la ABYA YALA para los pueblos indigenas de América del Sur, Colón avistó a Guanahaní, a la que llamará San Salvador; hoy para muchos es República Dominicana. Aunque la cosmología indigena tenía muchas ideas sobre sus antepasados después de más de mil años de estar en estas tierras, nunca se imaginaron que los hombres rubios trajeran en sus entrañas tanto odio, terror y muerte para gente tan pacífica. Delante de ellos estaba la cruz o la espada, la sacramentalización de los rudimentos del catecismo y el bautismo en masa en las comunidades y pueblos, violentando todos los derechos elementales, hasta el derecho a la vida en nombre de un Dios sacro santo.

A unos pocos años de la conquista, 1506, nos encontramos ya con una DIOCESIS en Santo Domingo, que será un lugar obligado de paso hacia las demás colonias. En 1524 se establece el primado de la Concepción y más tarde la sede Primada de América. A patir de ese momento se difundieron rapidamente las instituciones eclesiástica en toda América.

Los habitantes de estos pueblos, en vez de sentir en sus vidas la paz (el SHALOM) que trae el encuentro del hombre con Dios, muchos huían a las montañas y otros eran inmolados a la fuerza en las plazas, como método disciplinario impuesto por los servidores de un Dios de amor, que sometían a la inhumana servidumbre a los sobrevivientes.

Bartolomé de las Casas hace mención de esta tragedia, usando un sermón del padre fray Antonio Montesino, que tenía como título “Una voz que clama en el desierto”. La transcripción de este fragmento está en español del siglo XVI. “Esta voz, dijo él, que todos estáis en pecado mortal y en él vivis y moris, por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes. Decid, ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tal cruel y horrible servidumbre aquestos indios? ¿Con qué autoridad habéis hecho tan detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras mansas y pacíficas, donde tan infinitas dellas con muertes y estragos nunca oídos, habéis cometido?”

Bartolome cruzó doce veces el océano para interceder y denunciar estos atropellos. El defensor de los Indios, le llaman los historiadores iberoamericanos. De este tipo de gestas heroicas muy poco se habla, y sí se hace mención de ellas es de forma mediática. Hay quienes todavia aplauden esta barbarie, como los hubo en el pasado. Gerónimo de Mendieta, por ejemplo , en su historia eclesiástica “Indígena para Gerónimo”: Cortez fue un nuevo Moisés y lo fueron los Pizarros, los Pedrarias y los Contreras, elegidos por Dios para conducir al pueblo indígena de la separación de Satanás a la tierra prometida del Evangelio Cristiano.

Era y es muy común ver a algunos escritores que todavía aplauden y comparan la conquista o sacramentalización, ese proceso de deshumanización en América, con el evangelio liberador de Jesús, cosa que nada tiene que ver. El evangelio, como dijo Jesús, es vida, paz, amor y libertad de las tinieblas y de la opresión de los imperios.

 

* Profesor de la FEET-UENIC