•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La UNAN-Managua es la universidad más grande de Nicaragua, la que recibe la mayor cantidad de estudiantes de todos los departamentos y regiones del país. La mayoría de los muchachos que ingresan a esta casa de estudios son de escasos recursos económicos y de no ser por el aporte del 6% no tuvieran la oportunidad de coronar una carrera universitaria.

Muchos de estos estudiantes se alojan durante los cinco años que dura su carrera en las casas para los becados internos, donde se les proporciona, además, la alimentación y las mejores condiciones para sus estudios. Cuando estos jóvenes egresan casi nunca regresan a sus lugares de origen, se quedan en la capital para insertarse al mercado laboral. En el caso de los estudiantes de Filología y Comunicación, buscando un medio de comunicación que les de trabajo. Por lo tanto, el aporte de la UNAN-Managua al desarrollo local de las comunidades es muy poco en este sentido.

Pensando en esta problemática y en el marco de la transformación curricular 2012, la UNAN-Managua decidió abrir la carrera Comunicación para el desarrollo. Las críticas no se hicieron esperar y ya muchos acusan a este modelo como desfasado, fuera de contexto, obsoleto, asistencialista, intervencionista, etc.

El sentido del nuevo giro no es hacer descansar el paradigma en la autoridad del emisor (quien siempre ha dicho lo que ha deseado, desde el marxista hasta el funcionalista, según sus intereses) sino en las necesidades de los receptores (desde el activo latinoamericano hasta el decolonial). El emisor siempre ha propuesto (incluso concepciones de desarrollo eurocéntricas), pero ahora, en el reino de los usuarios, es el receptor quien, relativamente (y tal brecha es suficiente para justificar el nuevo sentido), termina disponiendo.

En este breve artículo vamos a demostrar en la práctica el por qué de este cambio trascendental. La Comunicación para el desarrollo alude al tipo de comunicación que debe estar intencionalmente dirigida y sistemáticamente planificada a la consecución de cambios concretos en la sociedad, en las instituciones y los individuos. Esto nunca puede estar fuera de contexto, es más, hoy más que nunca es necesario este modelo comunicativo.

Esto destaca la importancia de fomentar el conocimiento, las dimensiones culturales del desarrollo, los conocimientos locales, el aprendizaje experimental, el intercambio de información y la participación activa de las personas sujetas de desarrollo y de las otras partes interesadas en la toma de decisiones. Sin embargo, con los avances de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) las fuentes de información tienden a desaparecer de lugares físicos y la búsqueda y consecución de ese conocimiento se pone en riesgo para muchos.

Los conocimientos y la información resultan esenciales hoy en día para que las personas respondan con éxito a las oportunidades y a los desafíos de los cambios sociales, económicos y tecnológicos, incluyendo los que ayudan a mejorar la productividad, la seguridad alimentaria y los medios de vida de las personas de las comunidades que cuentan con pocos recursos materiales y muy poca asistencia de los gobiernos.

La Comunicación para el desarrollo es un área específica de la Comunicación social que requiere profesionales altamente capacitados para desempeñarse en ella. Esta área articula, por un lado, los abordajes sobre el desarrollo sustentable o la cooperación internacional, y por el otro, las prácticas de la comunicación en cuanto procesos de construcción identitaria y participación ciudadana.

En tal sentido, la Comunicación dedicada al desarrollo tiene como principal objetivo propiciar que los individuos y las comunidades produzcan y se apropien de los procesos de cambio social, a través de la planificación y puesta en práctica de estrategias basadas en el diálogo y la negociación. La gestión de la comunicación, no limitada exclusivamente al empleo de los medios masivos de comunicación, devuelve el poder a la comunidad en un proceso de cambio protagonizado por los propios involucrados.

La necesidad de gestionar estrategias de comunicación en proyectos sociales se ha revelado tan relevante que la mayor parte de las agencias internacionales, las organizaciones civiles de carácter global, los Estados nacionales y las organizaciones locales han incorporado en sus programas el componente Comunicación, y como parte de sus equipos de trabajo a comunicadores especializados, tanto para el manejo de la difusión de sus tareas como para el trabajo de campo.

El objetivo de la UNAN-Managua con la apertura de la carrera Comunicación para el desarrollo es dotar a las comunidades del país del material humano capacitado para que impulsen su propio desarrollo.

 

* El autor es catedrático de la UNAN-Managua