• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando Estados Unidos inaugure su Congreso 113º en enero, de los 200 demócratas que se espera que estén en la Cámara de Representantes 61 serán mujeres; 43 negros; 27 hispanos y 10 asiático-americanos. Cinco serán gais y habrá una congresista bisexual. Por primera vez en la historia, los hombres blancos serán minoría. También por primera vez, las mujeres y las minorías ocuparán la mayoría de los escaños de los representantes. Sin embargo, las filas republicanas siguen siendo patrimonio de hombres blancos.

Donna Edwards, congresista por Maryland, explicaba hace unos días a los medios lo demográficamente polarizada que está la Cámara de Representantes. ‘Es sorprendente mirar desde arriba a la Cámara. De un lado está el caucus demócrata y del otro el republicano. Pero lo que se ve son dos visiones diferentes de América’, explicaba Edwards, mujer negra de 54 años que lleva en el Congreso desde 2008.

A falta de conocerse los resultados al Congreso (Cámara y Senado) en ocho Estados, habrá un 47% de hombres blancos demócratas y un 90% de hombres blancos republicanos. El nuevo Congreso incluirá el mayor número de mujeres que ha habido hasta la historia (20 en el Senado -dos más- y al menos 77 en la Cámara -cuatro más-). Si las elecciones de 1992 fueron conocidas como las ‘de las mujeres’ -ese año se dobló el número de ellas en el Senado y en la Cámara pasaron de ser 28 a 47-, en 2012 se ha producido una convulsión parecida.

New Hampshire se convertirá en enero en el primer Estado representado solo por mujeres: Maggie Hassan ha sido elegida Gobernadora; las dos senadoras son mujeres, la demócrata Jeanne Shaheen y la republicana Kelly Ayotte; y dos nuevas congresistas se trasladarán a Washington, las demócratas Carol Shea-Porter y Ann McLane Kuster, tras desbancar a dos hombres republicanos.

Nebraska ha elegido por primera vez en su historia a una mujer para el Senado. Otros cuatro Estados -Hawai, Massachusetts, Dakota del Norte y Wisconsin- también han elegido mujeres para la Cámara Alta por primera vez. Han sido unas elecciones de muchas primeras veces. Tammy Baldwin -Wisconsin- será la primera mujer que ocupe el Senado reconociendo que es gay. Mazie Hirono -Hawai- será la primera mujer asiático-americana en el Senado y solo la segunda que no es blanca. En la Cámara, la hawaiana Tulsi Gabbard será la primera hindú.

Estas fueron también unas elecciones cruciales para el colectivo gay. Los homosexuales supusieron un 5% del electorado. Es un avance notable respecto a pasadas elecciones, y una cifra nada desdeñable, dado que según el último sondeo de Gallup al respecto, un 3,4% de los norteamericanos son gais. En comparación, los hispanos supusieron el 10% del electorado -los hispanos son un 15% de la población de EE UU- . Como ellos, los gais votaron abrumadoramente a Obama.

Al fin y al cabo, en estos comicios Obama fue el primer candidato en apoyar oficialmente el derecho de los gais a casarse. En sus primeras elecciones, Obama apoyaba solo las uniones civiles. En mayo anunció formalmente que había cambiado de opinión. Su Administración es la que más ha hecho por avanzar en los derechos de ese colectivo: les ha permitido servir abiertamente en el Ejército y ha dejado de defender en los tribunales la norma que ilegaliza el matrimonio homosexual a nivel federal.

EL PAÍS, España.