•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando nos hacemos preguntas sobre qué son los valores, las respuestas suelen ser innumerables pero más allá las definiciones, los valores son nuestros altos ideales realizables solo en el encuentro entre los seres humanos. No son tablas colgadas sobre la conciencia de los individuos sino luz de las constelaciones a la que aspiramos. Algunos de estos valores están predichos y otras veces nos parecen palabras gastadas en los discursos de los políticos. Hay quienes hablan de paz, por ejemplo, mientras en secreto se preparan para la guerra como dice el poeta Ernesto Cardenal.

Pero la idea es que los valores deben estar integrados en el currículum universitario porque vamos a necesitar en el futuro próximo, investigadores y profesionales formados por nuestras universidades que sean educados en los valores mínimos para una convivencia humana realmente armónica y pacífica.

Uno de los componentes específicos del currículum universitario son los valores que los profesionales deben aprender y sostener sin imposiciones. Los valores de la libertad, la justicia, la paz y la democracia son imprescindibles para la actuación humana en cualquier ámbito de la vida social y cultural contemporánea. Asimismo la reflexión crítica que acompaña las decisiones éticas está impregnada de los valores. No podemos forjar un profesional y un investigador que adolezca de ética y de una axiología puesta en marcha en la práctica concreta de los mismos.

Nuestros profesionales al ser educados en valores no llevarán las marcas de las consignas en sus camisas sino en sus mentes que es donde se dice que se levantan los baluartes de la paz. Para esto es necesario pensar un currículum universitario cada vez más actual y flexible que trate de asimilar el conocimiento que crece de forma exponencial y al mismo tiempo dentro del espacio de su estructura los valores y principios que nos hacen ciudadanos globales. Contrario a lo que ocurre hoy que estamos enseñando el pasado en nuestras aulas, debemos recurrir a la actualización de nuestras posibilidades en el conocimiento científico y al fortalecimiento de nuevos comportamientos y actitudes de personas comprometidas con la superación de la ignorancia y la pobreza.

Un currículum es un programa de enseñanza de conocimientos generales y específicos, de competencias y valores que debe adquirir un estudiante en la respectiva carrera en su universidad. El tiempo que cubre este currículum basta para educar a personas con valores siquiera mínimos como propone la filósofa española Adela Cortina.

Creo que una de las tareas urgentes de las universidades en este trabajo de la educación en valores es forjar una nueva generación de maestros para la universidad que porte una nueva axiología comprensiva y relativa a la cultura de paz y los derechos humanos como eje para la realización de este paradigma nuevo de convivencia aceptado por la comunidad mundial.

Una solución es que las universidades del Consejo Nacional de Universidades se dediquen a crear facultades y postgrados de docencia superior que enseñen ética y valores para transmitirlos y enseñarlos a los nuevos maestros universitarios. Además que todas las universidades del CNU ante el hecho del empirismo en el magisterio y el déficit de maestros en primaria y secundaria, deberían fundar cátedras específicas de educación en valores que comprende varios tipos de educación entre ellas la de derechos humanos, educación ambiental e intercultural, resolución de conflictos y educación para la democracia.

La educación en valores debe ser parte de ese currículum que permita a los futuros maestros de los subsistemas de la educación nacional vivir los valores de más alta jerarquía.

La verdad es que los valores son una creación humana y que han nacido de la estimación de lo valioso en los actos humanos. El pensador alemán Max Scheler es de los que sostienen que los valores se aprenden por intuición emotiva, aprendemos a valorar desde nuestra emotividad.

Somos hijos de los valores en los que hemos crecido pero también somos nuevas personas cuando somos capaces de cambiarlos. Nada esté exento de valores, los valores son el fin de las acciones humanas y solo se concretan y se anticipan en la acción humana.

 

* Profesor