•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las pasadas elecciones presidenciales en los Estados Unidos de América (EEUU) fueron un ejemplo de razonamiento, madurez política y participación, cuando los electores le dieron una segunda oportunidad al presidente Barack Obama y mantuvieron el equilibrio (Checks & Balance) en el poder legislativo, dándole a los republicanos mayoría en la cámara de representantes y responsabilizando a los 100 senadores ahora con dos miembros independientes, ser los árbitros del mandato electoral: trabajar juntos por todos y para el bien de todos.

El resultado final de los 538 votos electorales (VE) en juego, le dio a Obama 332 VE, en 26 estados y el DC, y al ex gobernador Mitt Romney, 206 VE, en 24 estados. El margen fue más reducido que el 2006, cuando Obama logra 365 VE, frente a 173 VE del senador McCain. Romney no pudo sustraer a los demócratas los estados claves como: Ohio 18, Virginia 13, Colorado 9 y Florida 29, que suman 69 VE y solamente pudo traer al redil republicano: Indiana 11 y Carolina del Norte 15. Se necesitaban 270 votos electorales para dominar.

Politólogos, especialistas de ”exits polls” o encuestas a boca de urnas, Raymundo y todo el mundo, han insistido de una u otra forma cuál ha sido la razón fundamental de la victoria de Obama, pues Tirios y Troyanos se preguntaban cómo podía lograr ser reelecto, cuando el país se enfrenta a varias crisis económicas: desempleo nacional, 8%; deuda de $16 trillones (millón de billones) de dólares; déficit presupuestario; millares de ciudadanos usando sellos de alimentos y otros. Estos se discutieron hasta la saciedad en los debates, tanto en las primarias partidistas como después en la intensa, acalorada y picante campaña presidencial.

Trataremos de meditar en estas incógnitas, resaltando primero la decisión del votante urbano, que apoyó abrumadoramente a Obama, frente al sufragio suburbano y rural que favorecía a Romney. Por citar algunas urbes o megalópolis: Distrito de Colombia DC, el 91 % por Obama; Los Ángeles, California, el 70 %; Filadelfia en Pensilvania el 85 % El promedio en los condados de Nueva York fue de 84%, y en Miami Dade, Florida, cerca del 62 % beneficiaron al presidente, y hasta el votante cubano-americano se dividió: Romney 50 % vs. 47 %, y los jóvenes o la tercera generación, se inclinaron por Obama, haciéndole difícil a Romney remontar y tratar de ganar los 29 VE, en el estado del sol.

Usando los guarismos de la investigadora Edison Research, para la cadena Fox-TV, entrevistando a 26,565 votantes –casi nada- a lo largo y ancho del país, mostrando datos trascendentales que pueden fácilmente responder las preguntas sobre ¿qué paso?

Comenzamos por el voto no blanco, que participó en un 28 % y le dio a Obama un respaldo del 71 % de los llamados Hispanics y el 93 % del afroamericano. Romney conquistó el voto blanco americano por un 20 %. Los menores de 30 años, que representan el 19 % del total, favorecieron a Obama con el 60% y a Romney con el 37 % Los mayores de 65 años beneficiaron a Romney 56 % a 44 %. Los demócratas depositaron más sufragios que los republicanos, 38 % a 32 %, y apoyaron a su candidato: el 92%; y el 93 % de los republicanos apoyaron a Romney. El independiente favoreció a Romney 49 % a 45 %.

En el voto femenino, a mi entender el factor decisivo en la victoria al presidente Obama, este obtuvo una abrumadora mayoría del 11 %, entre las solteras y ejecutivas, lo que demuestra que en una contienda donde la diferencia del voto popular nacional baja del 7.2% en el 2008 al 1.9% en el 2012, tenemos que señalar que el voto de la mujer, que también se hizo sentir en estados como Nueva Hampshire, donde por primera vez en la historia política será representado solo por señoras. El gobernador Romney, recibió un 7% más de las damas casadas. Ellas fueron la diferencia. ¡Así de sencillo!

Para finalizar, pues hay decenas de datos, los que reflexionaremos en un próximo trabajo, los hombres apoyaron a Romney 52 a 45 %. Los votantes evangélicos le dieron a Romney su apoyo con el 78 %, igual que el 59 % de los Católicos Romanos. Sobre los que preguntan qué efecto poseyó en las elecciones el Huracán Sandy... el 42 % de los ciudadanos reconocieron que influyó, y el 15 % señaló que fue lo más importante, resultando un 2 X 1 a favor de Obama en este tema.

Podemos buscarle la quinta pata al gato, pero con estas cifras no hay mucho más que hablar... ahora, los dos principales partidos políticos tienen un mandato claro y especifico de los electores: crear empleos, reforma fiscal, reducir la deuda y compromiso para arreglar las cosas; de lo contrario, en el 2014 habrá elecciones para elegir a los 435 representantes, 33 senadores y varios gobernadores estatales, los que serán el blanco de cómo se manejó la gestión política en Washington.

El político británico y ex primer ministro Sir. David Lloyd George, nos dejó este pensamiento: “Las elecciones, a veces, son la venganza del ciudadano. La papeleta es un puñal de papel”.

 

* Consultor internacional