Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La semana pasada tuve conversaciones con jubilados que se encuentran en Nicaragua y quiero compartir con ustedes sus reflexiones, o sea ¿Por qué Nicaragua? ¿Que ventajas ofrecemos?
El fenómeno de buscar un país soleado, donde uno pueda jubilarse con cierta comodidad, no es nuevo. En Europa comenzaron los alemanes, ingleses y escandinavos a ir a España, luego, al ponerse España más cara, intentan Marruecos o Egipto. En Centroamérica, Costa Rica es el país que más ha atraído turismo de jubilación, pero no el único. Honduras y Guatemala están también experimentando este fenómeno.

Aquí sus reflexiones:
El clima: Nicaragua (litoral del Pacífico y Centro) tiene sol todo el año, incluso en la época de lluvias, durante gran parte del día, hace sol. La temperatura no excede de los 31 grados ni baja de los 27 ó 28.Te permite vivir sin el gasto de calefacción y sin el de aire acondicionado porque no es un calor húmedo, pegajoso, basta con buenos abanicos. Es un clima que invita a la vida en terrazas, que invita a disfrutar del aire libre.

Turismo: Atractivos hoteles de playa y una buena oferta gastronómica a precios moderados en ciudades coloniales. Para los ágiles, expediciones de ecoturismo de montaña y volcanes, así como pesca en ríos, lagos y mar. Hay diversidad en artesanía, excelentes pintores, un buen teatro, cines confortables y espectáculos musicales.

Seguridad: Pese a lo que otros puedan creer, Nicaragua, en la mayor parte de su territorio, es seguro, si exceptuamos ciertos barrios de Managua durante la noche. Una pareja de jubilados ha vivido cerca de cuatro años en una zona relativamente aislada, en un reparto en el que su casa era la única vivienda habitada, sin muro y sin rejas, con una niña que al llegar tenía 8 años y hoy tiene 12. Nunca han tenido problemas, ni siquiera la sensación de que iban a tenerlo. Hoy han puesto rejas, ya que viajan con frecuencia, nada más
Austeridad en el consumo: Hay quienes creen que Nicaragua es barata, pero ellos dicen que no lo es. ¿Cuál es la ventaja, entonces? Un amplio abanico para todos los bolsillos. Si tienes dinero puedes comprar una casa de 150,000 dólares, poner una piscina que utilizarás todos los días del año, y si tienes 2,000 dólares de pensión, podrás tener chofer, empleada doméstica y vivir muy bien. Pero si no los tienes, si sólo puedes acceder a una casa de 80,000 dólares y gastar 1,300 dólares de pensión, vivirás una vida cómoda y pertenecerás al mismo estrato social que el anterior pensionista, ya que no existe una gran presión sobre el consumo. Al llegar a la edad de jubilación, muchos empleados de clase media en los países ricos, se convierten en pobres. En Nicaragua no, porque mucha gente vive con mucho menos. En Nicaragua el pobre no gasta porque no tiene, y muchos ricos porque son increíblemente “pinches”. Nuestra Ley # 628 de Residentes Pensionados o Rentistas, que permite traer menaje de casa y vehículo automotor, debería ser revisada y mejorada en cuanto a los incentivos, ya que tiene casi 40 años.

Siempre acompañados: En Nicaragua nadie está solo. La soledad se ha convertido en el gran problema de las personas de edad en grandes ciudades de países desarrollados. En Nicaragua mucha gente pasa gran parte del día en la calle. La posibilidad de salir y hablar, pasear y encontrarte con conocidos --que en Nicaragua es una persona que has visto una vez--, es enorme. El nicaragüense es abierto, le gusta platicar, es afectivo y cariñoso.

Libertad de acción: A pesar de que debido a la situación política con frecuencia hay quejas en este sentido, la realidad es que eso forma parte del juego político, la vida cotidiana no se ve afectada. En Nicaragua se respeta tremendamente la libertad en la vida diaria, siempre y cuando cumplas la ley. Puedes tener la creencia religiosa que quieras, hay cultos para todos los gustos, puedes vestir como quieras y hacer lo que te parezca. El respeto básico a las normas de convivencia es el único criterio.

Un país lleno de vida: La mayoría de sus habitantes viven pendientes de conseguir lo necesario para su subsistencia, día a día. Esa imaginación, ese esfuerzo por resolver cada problema de una manera diferente, hace que salir a la calle se convierta en algo entretenido, lleno de energía. Los niños están por todas partes, entrando y saliendo de la escuela, jugando, trabajando, preguntando y mirando.

Asistencia médica: Si uno no tiene una dolencia de difícil tratamiento, si tiene una jubilación sana, las pruebas diagnósticas de control de salud son aceptables, con buenos médicos, y las hace uno cuando le parece bien, ya que hay planes de salud que acomodan a todas las bolsas. Hay excelentes dentistas a precios que muchos viajan de los Estados Unidos para su tratamiento. Si tienes un familiar mayor que necesita una enfermera titulada que tenga que dormir en tu casa, su costo es abordable.

Conclusión: Es cuestión de comenzar a promover a los estadounidenses, canadienses, europeos y nicaragüenses que residen en el exterior a venir, ya han venido algunos, aunque no hay que olvidar que ni la lluvia cae, si no se cargan las nubes. Hay algo muy importante con lo que las municipalidades deben contribuir: construir canchas de tenis y otros deportes, que sean atractivas y seguras, donde los nacionales puedan jugar con los visitantes jubilados y hacer amistad. Cuidemos nuestra sanidad ambiental y ordenemos nuestros mercados. Hasta el próximo martes 23 de septiembre.