•  |
  •  |
  • END

El tres de abril de 1950, los generales Anastasio Somoza García y Emiliano Chamorro, caudillos de los partidos Liberal Nacionalista (PLN) y Conservador de Nicaragua (PCN), rubrican el “Pacto de los Generales”. En el acuerdo convocan a una Asamblea Constituyente, con el fin de elaborar una nueva Constitución Política. En el Pacto se deja consignado que las únicas fuerzas políticas del país son las paralelas históricas. La constituyente es de cuarenta diputados, 23 del PLN y 17 al PCN; que el candidato presidencial perdedor de las elecciones, pasa a diputado de la Asamblea Nacional; la Corte Suprema de Justicia, de cinco magistrados, tres serían para el PLN y dos del PCN; se distribuyen los Tribunales de Apelaciones, Instituciones Bancarias, de Crédito, Ministerio de Relaciones Exteriores, Economía, Hacienda, autoridades locales y municipales.

El pacto político permitió un respiro político al dictador Anastasio Somoza García, tanto nacional como internacionalmente, con lo que se consolida la dictadura, gracias al apoyo de los conservadores. Se realizan las elecciones el 21 de mayo de 1950, en las que previamente se sabía que Anastasio Somoza García sería el Presidente de la Republica a partir del primero de mayo de 1951. Con el pacto, el fundador de la dinastía se mantiene en el poder seis años más, y continúa la represión política contra todos los que adversan al dictador.

El pacto de 1950 se reedita el 28 de marzo de 1971, con el famoso “Kupia Kumi” suscrito entre Anastasio Somoza Debayle y Fernando Agüero Rocha, caudillos del PLN y del PCN. Los pactistas retoman los conceptos e ideas del pacto de 1950, con pequeñas variantes. El 15 de abril de 1972 se convoca a una Asamblea Constituyente con setenta diputados y treinta senadores; el 13 de abril de 1974 se promulga una nueva Constitución Política; se organiza una Junta de Gobierno Provisional, la que convoca a elecciones presidenciales el 1º de diciembre de 1974; se fija que el período presidencial sea de seis años; los pactistas se distribuyen todas las instituciones públicas y entes autónomos, así como los cargos en la Corte Suprema de Justicia, Tribunales de Apelaciones, y jueces de Distrito Civil. En los comicios es electo Anastasio Somoza Debayle. El común denominador de los precedentes pactos políticos, entre los liberales y conservadores, fue que ambas agrupaciones políticas se arrogaron un monopolio político-ideológico, ya que no permitían que otros partidos políticos participaran en los procesos electorales. Nunca existió en el país el pluralismo político.

Los pactos políticos entre liberales y conservadores quedan sepultados por la furia popular, con la insurrección y la derrota de la dictadura de los Somoza. Con el triunfo de la Revolución Sandinista el 19 de Julio de 1979, todos pensaron que en este país jamás se volverían a reeditar los famosos pactos políticos que tanto daño causaron al pueblo de Nicaragua. En la década de los ochenta, aunque en el país se abre a un vasto pluralismo político, con una amalgama de organizaciones políticas de diferentes signos ideológicos, la verdad es que sólo un partido político (FSLN) es el que asume la hegemonía, teniendo el control de todos los poderes del Estado. Era débil la presencia de los partidos de oposición en el Consejo de Estado (Asamblea Nacional).

A partir de 1982, gradualmente el país entra en un estado de guerra. En 1984, se convoca a elecciones nacionales, en dichas elecciones, la oposición política no tuvo ningún papel relevante, y fue electo presidente Daniel Ortega Saavedra, para un período de seis años. El grado de confrontación política de la década de los ochenta, no permitió las condiciones para un pacto político, entre el partido de gobierno y los partidos de oposición. En 1987 se promulga una nueva Constitución Política, en la cual al Presidente de la República se le confieren amplios poderes. La guerra en el país se intensifica, la economía es desarticulada, se genera un descontento en la sociedad, culpando al gobierno de la situación de guerra y del deterioro social y económico del país.

Presionado el gobierno por la grave crisis que vive la nación, las elecciones son adelantadas para el 25 de abril de 1990, en las cuales es derrotado el FSLN, saliendo ganador una coalición de partidos políticos agrupados en la UNO. Con el nuevo gobierno de Violeta Barrios, poco a poco el FSLN va perdiendo presencia en los poderes de Estado, Corte Suprema de Justicia, Consejo Supremo Electoral, aun la gran mayoría de diputados que el FSLN tenía en la Asamblea Nacional (38) cae en la deserción y se pasan al Movimiento Renovador Sandinista (MRS), liderado por Sergio Ramírez Mercado. En 1995 se reforma la Constitución Política, trasladando al Parlamento nacional importantes poderes, como la elección de magistrados a la Corte Suprema de Justicia, elección de magistrados del Consejo Electoral, Elección de Contralor.

En 1996 es electo Presidente de la República Arnoldo Alemán Lacayo, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC). En dichas elecciones el PLC obtuvo 51 diputados y el FSLN 38. Ya para finales de la década de los noventa, el FSLN no tenía presencia en los poderes de Estado. En abril de 1997, el FSLN hace tranques en las carreteras del país como medida de presión contra el gobierno a fin de obligarlo a negociar temas políticos y asuntos de la propiedad, objetivo que consigue, naciendo de esta manera el primer Pacto Político entre Daniel Ortega y Arnoldo Alemán. Ambos caudillos se montan en las reformas constitucionales de 1995, y empiezan a recuperar terreno en la distribución de cargos públicos en los poderes de Estado.

En 2000, se reforman la Constitución Política y la Ley Electoral, por medio de la cual el PLC y el FSLN se reparten el Consejo Supremo Electoral, los Consejos Electorales Departamentales, Consejos Electorales Municipales, Juntas Receptoras de Votos, se establece que el candidato presidencial que quede en segundo lugar pasa a diputado ante la Asamblea Nacional; el presidente de la República saliente pasa a diputado, y se aumenta a 16 magistrados la Corte Suprema de Justicia. El segundo pacto deja por fuera a las otras fuerzas políticas, estableciéndose un monopolio entre las nuevas y nacientes paralelas históricas del país: FSLN y PLC. En las elecciones de 2000 es electo Enrique Bolaños Geyer. El PLC obtiene 53 diputados, el FSLN saca 38 diputados. A partir de 2000 inicia con toda fuerza por parte de los partidos del pacto la recuperación de los cargos públicos en todos los poderes de Estado.

Arnoldo Alemán Lacayo, el caudillo del PLC, es investigado, procesado, encarcelado y condenado por los delitos de corrupción contra el Estado. No obstante los problemas con la justicia que tiene Alemán, Daniel Ortega continúa reforzando el pacto con él, gracias a ello se producen las reformas constitucionales de 2005. La sociedad nicaragüense no alcanza a comprender por qué Daniel Ortega continúa a estas alturas manteniendo el pacto político con Arnoldo Alemán, cuando él es reo de la justicia nacional e internacional. La institucionalidad del país se ha visto seriamente afectada con el reparto de las instituciones públicas, lo que se ha hecho al amparo del pacto político, ya que las personas propuestas por los partidos a cargos públicos han demostrado que profesionalmente son ineptos e incompetentes; la mayoría son corruptos, con lo cual los niveles de corrupción se han incrementado en todo el Estado.

Actualmente el FSLN es el partido de Gobierno. La Asamblea Nacional tiene una nueva correlación de fuerzas, donde el FSLN tiene 38 diputados; ALN tenía 24 diputados, por divisiones pasó a 17; el PLC, 22; el MRS, 5. El panorama político en la Asamblea nacional cambió completamente con las últimas elecciones. Es así que el PLC fue desplazado. De un primer lugar pasó a un tercer lugar como fuerza política. Ante la elección de los magistrados de la CSJ, pregunto: ¿Qué gana Daniel Ortega con mantener el Pacto Político con Arnoldo Alemán? ¿Acaso no es el momento para hacer un giro político, para que el FSLN se siente a negociar con otras fuerzas políticas dentro del Parlamento nacional, para así elegir a magistrados de la CSJ, seleccionando a personas más dignas, probas, competentes y capaces para ese Poder de Estado?

*Abogado y Notario Público