• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La educación se mueve al ritmo de la persona en su dimensión individual y social desplegándose en distintos círculos concéntricos que forman una gran espiral con dirección a su constante perfeccionamiento.

Esa es la realidad del universo humano desde que el ser humano, en este caso la primera persona, adquirió la responsabilidad de homo sapiens. La historia es el quehacer de la inteligencia y de la libertad de cada persona en interacción permanente con las otras personas y las circunstancias que la rodean.

La mente y creatividad individual y el espíritu de cada persona, se encuentran formando la unidad que llamamos respeto, desarrollo, progreso, crecimiento, cultura, civilización, historia.

Estamos en la ruta de la educación, la que se origina en la persona, en su enorme potencial esencialmente cualitativo; termina en la persona en tanto su construcción, personalización o autoafirmación, pero trascendiéndose a sí misma por su carácter esencialmente comunicativo y social.

Toda esa maravillosa trama humana, historia humana, se expresa en la organización social que en su nivel más elevado y perfecto denominamos ciudadanía en el conjunto pueblo, país, patria, nación.

Pese a su ineludible concreción, en ocasiones esos sagrados términos resultan o suenan algo etéreos, poco definidos, distantes de nuestro quehacer cotidiano. Sin embargo, la historia, madre fecunda, engendra momentos en los que pueblo, país, patria, nación adquieren un significado máximo, el de la unidad espiritual, mental y emocional, la que hace de todos los que somos país, pueblo, patria, nación, una comunidad con el mismo espíritu, mente, voluntad, libertad, sentimientos, emociones y responsabilidades.

Curiosamente este es el recorrido propio del proceso educativo que desde la generalidad del ser humano, se concreta en la identidad de cada persona pero que para serlo necesita de la relación e interacción con los demás formando una perfecta unidad. La educación es un proceso creador de unidad, un proceso que confluye en la formación de cada persona para ser, actuar y fructificar como personas entre y con personas.

En el fondo todo en el universo está hecho para la unidad, todos sus elementos, energía quanta, electrones, átomos, vida, hombre, buscan afanosamente la unidad. Es la lección maravillosa de la naturaleza, según el diseño inteligente y amoroso del Creador. No obstante, a veces, se dan hechos y fenómenos que atentan contra ese imperativo de la unidad entre las personas y los pueblos. Pero también existen hechos y fenómenos que nos ubican ineludiblemente en el espacio de la Unidad, haciendo presente a la Unidad, dando vida a la unidad, construyendo la cultura de la Unidad.

Este es el caso de la Nicaragua hecha Unidad. La sentencia de la Corte Internacional de Justicia confirmó que Nicaragua está hecha para la Unidad, que cualquier división humana en su interior le es ajena a su esencia.

Qué hermoso, qué lección política, educativa ver juntos a los Presidentes, Cancilleres y otras personalidades que iniciaron y dieron continuidad al reclamo de nuestra plataforma marítima hasta lograr que la Corte Internacional de Justicia haya ratificado para Nicaragua lo que siempre ha sido de Nicaragua.

Este hecho, el de la sentencia y el de la Unidad, sellará las páginas de los textos de historia de nuestra educación para convertirse en un referente de la dignidad, identidad y totalidad de Nicaragua y sus gentes. Es una expresión excepcional de lo que es educación siempre en dirección de la Unidad como proceso y como construcción de personas que se desarrollan en unidad con las otras personas.

En la historia de los pueblos hay hechos que expresan y consolidan el espíritu del pueblo. 19 de noviembre de 2012. Fecha eterna.

Inseparable de esta lección histórica de Unidad, una lección más, la de la solidaridad expresada en palabras del Presidente de la República, garantizar a los habitantes de la Islas la oportunidad de seguir pescando, su tradicional fuente de trabajo, en el mar nicaragüense.

Para la solidaridad entre la gente y los pueblos no existen fronteras. Generosos en la victoria.

Managua, 30 de noviembre de 2012.

* Ph.D. IDEUCA.