• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Si el gobierno de Nicaragua no tuviese una propuesta de reintegración de la plataforma continental recuperada luego del fallo de la Corte Internacional de Justicia, sería bueno que conformase una comisión de alto nivel compuesta por diferentes sectores de la sociedad con visión de nación, tales como los ex cancilleres, los expertos que han acompañado este esfuerzo del área jurídica y a los especialistas en el medio ambiente que puedan hacer un estudio profundo sobre la riqueza que hay en la plataforma continental, a la empresa privada que trabaja en ese sector y a especialistas de organismos internacionales para que ayuden a la elaboración de las grandes líneas jurídicas, políticas, de explotación económica y de desarrollo sostenible, además se debería incluir a representantes de gobiernos regionales de la Costa Caribe. Asimismo, consultar a países que puedan aportar para la estrategia de explotación y preservación de la fauna acuática, de búsqueda de petróleo y de la industria turística.

Ante la resistencia de Colombia, que obstruye con su actitud el sentimiento de unidad latinoamericana, en el área de política exterior se podría pedir al Consejo de Seguridad de la ONU y a la OEA, así como a la Comunidad Europea que presionen a Colombia para que desista de su actitud colonialista.

En el entretanto, hay que exigir a Colombia que se retire de las aguas que está usurpando y presente sus preocupaciones tanto en términos de seguridad, referidas al patrullaje contra el narcotráfico y al resguardo económico de la población de San Andrés. Para discutir posibles formas de colaboración para el desarrollo potencial de esa zona es condición sine qua non que Colombia reconozca el fallo y facilite el reposicionamiento de Nicaragua,

Posiblemente Colombia ya ha avanzado en algunas investigaciones sobre las potencialidades de esta zona. Si el gobierno de Colombia dio algunas concesiones, sería bueno que Nicaragua negocie directamente con los beneficiados e incluya en esta colaboración a Venezuela, que en materia de exploración de petróleo tiene mucho que aportar.

En esta línea sería bueno que Nicaragua con el apoyo de la comisión tenga ya definida su estrategia, en la que además de tomar posesión de las 200 millas marítima, se elabore un plan de desarrollo que visualice la construcción de puertos de aguas profundas de certificación internacional ya sea en Puerto Cabezaso en Bluefields. El o los puertos de aguas profundas abaratarían los costos al sector exportador e importador que por ahora están obligados a hacer uso de Puerto Limón o de Puerto Cortes. Asimismo, se debe avanzar en la construcción de las carreteras pavimentadas que lleguen hasta Puerto Cabezas y Bluefields, que conecte el pacífico con la Costa Caribe y reactive la economía deprimida de ese sector que ha permanecido en el olvido, además de una verdadera integración de la diversidad cultural de Nicaragua. Igual importancia tiene seguir avanzando en la concreción de la construcción del Canal Seco o Húmedo.

Para la realización de estos grandes proyectos, se requiere de recursos humanos, técnicos y financieros por lo cual sería recomendable se inicien negociaciones con diferentes países que hoy en día tienen la capacidad económica para hacer realidad dichos proyectos.

Sin embargo, para lograr este sueño es importante que el gobierno y los otros poderes del estado, la empresa privada, opositores y sociedad civil acuerden a través de un diálogo las transformaciones jurídicas que fortalezcan un proyecto de Nación que derive en un contrato social en la que haya un estricto respeto a las leyes para que prevalezca la democracia y el Estado Social de Derecho, a como en diversas ocasiones lo han reiterado diferentes sectores de la sociedad nicaragüense.

En esta nueva circunstancia, el Comandante Daniel Ortega tiene el gran reto de restablecer la confianza y la unidad de todos los nicaragüenses, para que con el concurso de todos y todas se sienten las bases para hacer realidad la construcción de una gran nación en donde se supere la pobreza, y prevalezca la libertad y el desarrollo humano. Para lo cual debemos comenzar por garantizar un gobierno de leyes y no de hombres.

* Sociólogo